Los maestros checos están dispuestos a volver a declararse en huelga

02-09-2003

La mitad de los maestros checos, es decir unas 70 mil personas, se declararon en huelga el primer día del año escolar, pidiendo mayores sueldos. El Gobierno no cedió ante su presión, a pesar de que este lunes tuvo que hacer frente a las mayores protestas en la historia de la educación checa.

Los maestros checos están dispuestos a volver a declararse en huelga, foto: CTKLos maestros checos están dispuestos a volver a declararse en huelga, foto: CTK Casi 3500 escuelas permanecieron cerradas el 1° de septiembre declarándose en una huelga de advertencia. El presidente del sindicato de los maestros, Frantisek Dobsík, expresó que la huelga fue acertada y que los maestros están dispuestos a volver a protestar, si el Gobierno no acepta sus requisitos.

"No quiero amenazar a nadie, quiero negociar, pero el Gobierno debe decidir si la educación es una de sus prioridades, tal como lo anuncia en su programa gubernamental".

Por su parte, la ministra de Educación, Petra Buzková, admitió que los maestros tienen derecho de declararse en huelga, pero que esa forma de protesta no solucionará nada.

La ministra de Educación, Petra Buzková, foto: CTKLa ministra de Educación, Petra Buzková, foto: CTK "Estoy de acuerdo con muchos de los requisitos de los maestros. Pero, por otro lado, estoy convencida de que este año se hizo un paso importante para cumplir sus exigencias y por ello no considero la huelga justificada", alegó Buzková.

La discusión acerca de que los sueldos en el sector de educación no son valorados debidamente se va arrastrando mucho tiempo, pero ningún Gobierno, ya sea de izquierda o de derecha, fue capaz de solucionar ese problema eficazmente.

Los maestros decidieron alzar la voz en estos días, cuando el Gobierno pasa momentos muy agitados, ya que debido al alto déficit presupuestario, no dispone de medios financieros para cubrir las exigencias de todos los sectores estatales.

Por ejemplo, los agricultores piden aumento de las ayudas estatales, la ministra de Salud solicita dinero para amortiguar las deudas de hospitales y los Sindicatos protestan contra el proyecto gubernamental de reforma de las finanzas públicas en general.

02-09-2003