Los mejores vinos y productos ibéricos ‘made in Spain’ se promocionan en Praga

06-05-2015

La presentación de productos españoles ‘Foods and Wines from Spain’ reunió este lunes en Praga a 25 empresas españolas dispuestas a exportar al mercado checo los mejores vinos y productos ibéricos de un mercado al que los checos cada vez se acercan más.

Dos de los expositores andaluces del evento, foto: Borja de JorgeDos de los expositores andaluces del evento, foto: Borja de Jorge Como si de un bar con la mejor gastronomía española se tratase, este lunes, unos 400 importadores checos pudieron apreciar lo mejor de los caldos y otros productos ibéricos en el evento ‘Foods and Wines from Spain’, organizado por la Oficina Económica y Comercial de España en Praga y el Instituto español de Comercio Exterior (ICEX).

Unas 20 bodegas venidas de todos los rincones de España junto con productores de embutidos y hasta una empresa catalana de paellas precocinadas deslumbraron a los importadores checos. Este evento trata de abrir fronteras a los productos españoles de calidad, en él la experiencia y la innovación son un grado, como afirma Josef Serbus, analista de mercado de bienes de consumo en la Oficina Comercial de España en Praga.

“El vino español tiene su buen nombre en el mercado checo y se trae bastante vino de calidad alta y media a la República Checa. Hay muchos importadores orientados al vino”.

Un mercado en alza el del vino español de calidad, que quizás sea más desconocido para los checos en su día a día por no encontrarse en la misma cantidad que otros caldos europeos en las estanterías de los supermercados. Para Serbus el problema está en que éstos no se arriesgan a traer vinos por más de 200 coronas, es decir, 7 euros.

“Los supermercados apuestan a las cantidades y al precio bajo. Precio económico porque el supermercado puede vender el vino que llega a las 200 coronas, lo que supera las 200 coronas es problemático para la cadena porque no son cantidades. El vino de calidad es sobre todo para vinotecas, restaurantes e importadores que suministran a los hoteles”.

Y es que precisamente la buena calidad de los vinos españoles es lo que los diferencia del resto de caldos europeos, al igual que pasa con los productos alimenticios. Según Alexandre Lladó, jefe de sector del departamento de vino de ICEX, esta excelencia es lo que hace que los checos apuesten por los productos ‘Made in Spain’.

Alexandre Lladó, foto: Borja de JorgeAlexandre Lladó, foto: Borja de Jorge “Los checos hacen buenos vinos blancos, pero yo creo que los buenos vinos españoles tintos son superiores. Productos y alimentos que aquí no hay o porque tienen otro tipo de hacer las cosas, otra gastronomía. Entonces, los embutidos españoles, ibéricos, la paella, el arroz. Paella evidentemente es un producto nuestro, entonces aunque ellos lo puedan hacer, la receta será distinta; y luego el nivel de vinos. Lo que tenemos en España es muchísima diversidad. Así como en la República Checa hay dos regiones que hacen la mayoría de los vinos, en España tenemos más de 69 denominaciones de origen, otras 15 de vinos de pago, vinos de la tierra… En España cada región y dentro de cada región en cada provincia, prácticamente se hace vino y no es igual que el vino de la región que tienen al lado, por lo cual la diversidad es muy grande”.

En definitiva, vino y buenos productos españoles que muy pronto correrán en abundancia por los restaurantes y vinotecas checas a la espera de enamorar a aquellos que se atrevan a probar un sabor diferente marcado por el abrazo del sol.

06-05-2015