Los "niños de Kühn" maravillados con México

13-05-2005

"Fue algo maravilloso. Los mexicanos son un pueblo encantador y muy abierto a las culturas de otros países", exclamó Jirí Chvála, director artístico del coro infantil checo de Kühn, al referirse a la reciente gira del conjunto por el país azteca.

El coro infantil de Kühn surgió en 1932 y a lo largo de su existencia mantuvo un alto nivel artístico. Es apreciado en países de Europa, Estados Unidos y en el Japón. Pero fue la primera vez que este coro actuara en un país de América Latina. Durante dos semanas, los niños de Kühn y su director, el profesor Jirí Chvála, ofrecieron once conciertos en nueve estados de México.

"Estábamos curiosos y un poco nerviosos de cómo iba a recibirnos el público mexicano, ya que no conocíamos la mentalidad de los latinoamericanos. Nuestras preocupaciones se desvanecieron en unos pocos instantes, pues los espectadores mexicanos fueron maravillosos. Muy espontáneos, abiertos y atentos. Cuando cantábamos piezas en español, no vacilaban en cantar con nosotros".

El director Jirí Chvála, quien encabeza el coro de Kühn desde hace más de 35 años, señaló estar contento de haber conocido de cerca también un poco de la historia y la cultura mexicanas que siempre le habían interesado.

"Con la reciente visita a México pude hacerme una mejor idea de ese país y conocer mejor su cultura, arquitectura e historia. Aunque no fue un viaje turístico y el tiempo fue limitado, tratamos de aprovecharlo al máximo. Una gran parte de México la vimos desde el autobús, cuando nos trasladábamos de una ciudad a otra. Conocimos las hermosas pirámides, las ciudades de Zacatecas, Monterrey, San Luis Potosí y otras".

Los 38 miembros del coro de Kühn que recientemente visitaron México tienen muchos recuerdos de esa estancia, según afirma el director del coro, Jirí Chvála.

Lago Chapala (Foto: OHFM, Creative Commons 2.5)Lago Chapala (Foto: OHFM, Creative Commons 2.5) "Fueron muchas las vivencias y todos quedamos impresionados con México. A diferencia mía, los niños aprendieron muchas palabras en español, lo que les permitió comunicarse mejor con los mexicanos. Y, seguramente, los niños nunca olvidarán nuestra estancia en el lago Chapala donde, por primera vez en su vida vieron una inmensa culebra de unos dos metros de largo. Se asustaron, claro, pero no pasó nada, la culebra también se asustó y desapareció".

Durante la gira mexicana el coro checo de Kühn interpretó temas clásicos, una composición acompañada de bailes de un autor contemporáneo checo, música sacra, así como canciones populares mexicanas, como por ejemplo, "Cielito lindo".

13-05-2005