Los pisos del centro de Praga atraen a compradores extranjeros

04-09-2019

En el mercado inmobiliario checo crece el número de compradores extranjeros en los últimos años. Normalmente, se trata de pisos de lujo en el centro de Praga.

Foto: LEEROY Agency, Pixabay / CC0Foto: LEEROY Agency, Pixabay / CC0 Que el interés de los extranjeros por comprar pisos en Praga está creciendo en los últimos años lo confirma un reciente estudio de la Asociación de Promotores Inmobiliarios.

Alrededor del 25% de los pisos de nueva construcción de la capital checa son comprados por extranjeros, entre los que predominan los eslovacos, los ucranianos y los rusos.

Michael Gaida, Pixabay / CC0Michael Gaida, Pixabay / CC0 Estos clientes suelen ser exigentes, quieren vivir lo más cerca posible del centro y no les importa pagar más para tener un piso lujoso y con buenas conexiones, como explica para la Radio Checa Evžen Korec, director de la compañía inmobiliaria Ekospol.

“La mayoría están acostumbrados a comprar pisos de la máxima calidad. A veces nos encontramos con que traen a un experto en construcción que busca pequeños defectos en el piso. Habitualmente compran pisos de una habitación más salón con cocina, junto al metro, o a dos o tres estaciones de autobús del metro”.

No obstante, muchas de estas compras no están destinadas a ser vivienda residencial, sino que se compran como inversión, ya sea para alquilar el piso o para especular y esperar a que suban los precios.

Aunque hay una buena disposición de estos extranjeros para comprar pisos caros -en algunos casos pagan casi un millón de euros por uno-, los expertos inmobiliarios indican que su influencia en los precios es limitada, pues la mayoría de pisos en el país los siguen comprando checos.

Foto: MIchaela Vydrová, ČRoFoto: MIchaela Vydrová, ČRo Para Marcela Fialková, portavoz de la empresa promotora Central Group, en lo que sí se ve una tendencia clara es en que los extranjeros prefieren comprar pisos que todavía no están construidos.

“De forma más frecuente compran proyectos que todavía están en construcción, y ponen mucho interés en la eficiencia de la distribución. Incluso hoy en día, cuando un recibidor de tres metros cuadrados está considerado pequeño, los extranjeros lo buscan así para que la distribución sea más eficiente”.

Como se ha mencionado, los rusos, los ucranianos y los eslovacos son las nacionalidades más destacadas entre estos compradores, pero también aparecen dueños de países como Israel, Holanda y Francia.

Para algunos ciudadanos extranjeros, con la actual posibilidad de trabajar desde casa en algunos sectores, resulta atractivo comprar un piso en la capital checa y trabajar desde aquí.

En estos momentos, el precio medio del metro cuadrado en Praga ronda los 3900 euros, mientras que en capitales de países vecinos como Varsovia y Bratislava es más barato y se sitúa sobre los 2650 euros y los 2750 euros respectivamente. Por otro lado, en Viena los precios inmobiliarios son incluso un 65% más altos que en la capital checa.

04-09-2019