Magnate televisivo Zelezný abandona el trono

15-05-2003

La era del director televisivo más popular de la República Checa termina. Vladimír Zelezný, jefe del canal televisivo Nova, cadena con las más altas cuotas de espectadores en el país, fue destituido.

Vladimír Zelezný, foto: CTKVladimír Zelezný, foto: CTK La estrella del carismático director de tele Nova, Vladimír Zelezný, se apaga. El motivo de su destitución es el arbitraje internacional que decidió que la República Checa tiene que pagar una indemnización de 10 mil 500 millones de coronas, aproximadamente 339 millones de euros, a la compañía estadounidense CME por no proteger sus inversiones en Televisión Nova.

"Queremos impedir que el arbitraje perdido por el Estado checo se relacione con la mayor estación televisiva de la República Checa y perjudique su buena imagen", explicó el portavoz de Televisión Nova, Petr Kostka.

Vladimír Zelezný en su programa '¡Llame al director!', foto: CTKVladimír Zelezný en su programa '¡Llame al director!', foto: CTK El camino que llevaría a Vladimír Zelezný a la cima tuvo su inicio en enero de 1993, cuando Nova obtuvo la licencia para las emisiones. El hábil orador Zelezný, ex redactor de la Televisión Checa y ex portavoz del Gobierno checo, con excelentes conocimientos de inglés, impactó al inversionista estadounidense, la compañía CME, por lo que se convirtió en director de la primera televisión comercial checa con cobertura nacional.

A partir de las primeras transmisiones, realizadas a principios de febrero de 1994, Zelezný se afanó, con éxito, por obtener la simpatía de los espectadores. Cada sábado a mediodía se dirigía al público en su programa individual "¡Llame al director!".

La primera vez que fue destituido del cargo fue en abril de 1999. Entonces culminaron sus discrepancias con el inversionista estadounidense. A Zelezný no le agradaba que la CME transfiriese la mayoría de las ganancias al extranjero y lo obligase a invertir más en programas propios, pues él prefería la compra de películas y teleseries americanas, que era más barato.

En esa época, Zelezný adquirió la mayoría de las acciones de la compañía CET 21, que posee la licencia para las emisiones de Televisión Nova. Con sus colaboradores cercanos creó una nueva estación Nova, que empezó a transmitir en agosto de 1999. La compañía CME quedó fuera del juego.

Vladimír Zelezný como el senador, foto: CTKVladimír Zelezný como el senador, foto: CTK La popularidad de Vladimír Zelezný no se vio afectada ni siquiera por los problemas financieros, las sospechosas transferencias de bienes o el arbitraje internacional con la CME, que la República Checa perdió en febrero de este año.

Vladimír Zelezný - el director - se va, pero no abandona la escena. Ahora podrá brillar como senador, pues en el otoño del año pasado Zelezný fue elegido a la Cámara Alta del Parlamento, siendo el único de los candidatos que fuese elegido desde la primera ronda.

15-05-2003