Mayor control de los casinos en la República Checa

18-01-2005

El Estado checo procede a un control más estricto de los casinos, declarando la guerra al crimen organizado. Hay indicios de que los cabecillas del crimen controlan la mayoría de los centros de juegos de azar en el país. Sobre el tema conversamos con nuestra colega Ivana Vonderková.

Cuál fue el impulso para que las autoridades checas decidieran intervenir en mayor medida contra el crimen organizado vinculado a los casinos?

Hay que decir que el tema centra la atención de los correspondientes órganos oficiales checos desde hace ya algún tiempo. En relación con el funcionamiento de los casinos en la República Checa fueron cometidos varios crímenes, lo que urgió la adopción de medidas concretas. En verano del año pasado, por ejemplo, en pleno centro de la capital checa fue perpetrado un atentado contra el propietario del Royal Casino de Praga, un ciudadano de Israel. Según fuentes policiales, se trató de un ajuste de cuentas entre grupos involucrados en el hampa y existen pruebas de la vinculación de los propietarios de algunos casinos con el crimen organizado.

De qué manera entonces el Estado checo quiere lograr que los casinos no se conviertan en centros del crimen organizado?

Es una carrera a larga distancia, no todo se logra de la noche a la mañana. El Ministerio de Finanzas elaboró una enmienda a la Ley de loterías que permite a los Servicios de Inteligencia checos comprobar los antecedentes penales de los propietarios de los casinos. La enmienda, asimismo, autoriza a las Alcaldías de poblaciones checas a prohibir la apertura de un casino en su territorio. Igualmente, en caso de que el Ministerio del Interior tenga indicios de que el propietario de un casino atenta contra la seguridad del Estado Checo, será posible privarlo inmediatamente de la licencia para la administración de casinos.

Hasta el presente, los casinos estaban obligados a destinar parte de sus ganancias a fines públicos.

La enmienda ministerial supone un mayor control de la observancia de esa estipulación. Para eludirla, los casinos solían crear en el pasado sus propias fundaciones en las que "desaparecía" gran parte de las ganancias. En el futuro eso será imposible, ya que los casinos no podrán tener fundaciones propias. Además, una persona que quiera abrir en la República Checa un casino, deberá demostrar ante el Ministerio de Finanzas que no serán utilizados fondos de dinero negro para ese fin.

18-01-2005