Mediante el arte ayuda a enfermos con cáncer

16-08-2005

Los estudios de medicina llevaron al escultor y pintor David Treviño al arte-terapia. En su ciudad Monterrey, en México, trabaja en hospitales para niños con cáncer. Un programa similar quisiera desarrollar en Brno, Moravia del Sur.

David TreviñoDavid Treviño David Treviño intercambió sus experiencias de trabajo con pacientes pequeños con el director del Instituto de Oncología Masaryk y decano de la Facultad de Medicina de Brno, Jan Zaloudík. El proyecto conjunto de arte-terapia, o si quieren, de arte ocupacional podría realizarse el próximo año, indicó David Treviño.

"La gente que está internada en el departamento oncológico son jóvenes, de 17 años, digamos, en adelante. Tienen ya un taller en el que trabajan vidrios, cerámica y textiles. Platicando allí hemos hecho planes para el próximo año de trabajar lo que es psicología en el arte y también técnicas de cerámica y vidrio, realizar un taller o curso para los internos, es decir pacientes, y muy posiblemente también para la gente que trabaja allí. Sería muy interesante. Para mí es muy importante no sólo nada más ir, sino dejar algo allí".

El dar a los demás como retribución y el sacrificio son los temas que aparecen con frecuencia en la obra artística de David Treviño. Estudió medicina, pero tras el segundo curso empezó a dedicarse cada vez más activamente al arte. Para no dejar uno por el otro se planteó la pregunta de cómo podría llevar el arte a la medicina. La respuesta la encontró en arte-terapia.

David TreviñoDavid Treviño "Un día visité el departamento del hospital donde están los niños con cáncer. Vi que estaban muy tristes, algunos contentos con unos juguetes que tenían allí... Entonces, me imaginé que a lo mejor podría llevarles barro a hacer algo, porque yo a veces también cuando estoy triste o cansado el barro me sirve. Yo creo en arte-terapia porque yo he tenido esa sensación de cambio, de libertad ... Entonces, me dije: a lo mejor con ellos sucede lo mismo. Y fui y la primera vez fue muy triste porque no pude levantar su estado de ánimo, pero la segunda dejé de ver en ellos la enfermedad y me enfoqué en lo que es crear, nada más, y fue mucho mejor. Cuando salí ellos se quedaron con una sonrisa en la cara, hubo un cambio. A partir de allí empecé a estudiar más científico y más profundamente lo que es arte-terapia. Me ha impactado mucho. Por eso mis temas de vida y muerte, quizá estén entrelazados con la reflexión sobre la vida, valorar más la vida, trabajar con niños pequeños, que son guerreros".

La estancia de David Treviño en la República Checa se realizó con apoyo del Consulado Checo en Monterrey y de la agencia Fujimoto Promociones.

16-08-2005