Médicos checos están desplegados en Afganistán

04-04-2002

Médicos checos salvan vidas en Afganistán. Hace dos semanas, un equipo quirúrgico se incorporó a las actividades aliadas de ayuda internacional al pueblo afgano.

Un anestesiólogo, un cirujano y tres miembros del personal paramédico están desplegados en la base de Baghram, 80 kilómetros al norte de Kabul, de donde las unidades aliadas hacen incursiones contra las fuerzas restantes de los talibanes.

Foto: CTKFoto: CTK Los médicos checos trabajan en un hospital de campaña británico cuya tarea principal es conceder primeros auxilios a los soldados heridos, los que luego son transportados por avión a hospitales más grandes.

Por el momento, el equipo checo ha atendido solamente a personas que se han herido en la misma base. Sin embargo, está en una alerta permanente porque la situación en Afganistán cambia minuto a minuto.

La vida en Baghram tiene sus propias reglas estrictas. La salida de la base está prohibida, así como el consumo de alimentos y agua locales. En la base rige la denominada "ley seca", es decir, la prohibición absoluta de bebidas alcohólicas. El único contacto con el país es a través de los afganos contratados por la base para trabajos ocasionales.

Dentro de unas semanas, la presencia de la República Checa en Afganistán se incrementará. A Kabul llegará un hospital de campaña checo cuya misión será más amplia que atender a los soldados aliados; prestará servicios también a los habitantes afganos.