Médicos checos utilizaron exitosamente terapia con gusanos

26-05-2003

Los médicos del Hospital Universitario de Praga usaron gusanos para salvar la pierna de un paciente diabético de 41 años. Tras la obstrucción de un vaso sanguíneo en la pierna del paciente se produjo una gangrena que no se curaba. Existía el peligro de que fuera necesario amputar la pierna ya que todos los métodos clásicos de tratamiento fallaban. El paciente llevaba internado tres meses y su estado no mejoraba.

Para salvarle la pierna, los especialistas de la clínica de cirugía cardiovascular optaron, por primera vez en la República Checa, por la terapia con gusanos. De una clínica londinense recibieron un pequeño frasco con centenares de larvas de la mosca Lucilia sericata. Los médicos las colocaron en una gasa estéril con la que vendaron la profunda llaga en la pierna del paciente.

Cuando al cabo de tres días retiraron la gasa, verificaron que los gusanos hicieron bien su labor: el tejido muerto desapareció y la llaga estaba limpia. Dos días después el paciente fue dado de alta. Su pierna se salvó, aunque tuvo que tolerar que los gusanos se lo comieran vivo.