Mejoran condiciones en los sanatorios psiquiátricos checos

13-07-2004

Los pacientes de los sanatorios psiquiátricos checos ya no podrán ser colocados en camas especiales con rejas. Lo impedirá una disposición que prepara el Gobierno checo y que debería entrar en vigor el próximo año.

Sólo en casos especiales y, respetando normas estrictas, será posible ubicar en el futuro a un paciente de un sanatorio psiquiátrico en una cama con redes. Las camas con rejas desaparecerán por completo. El Gobierno checo reaccionó de este modo a la crítica de la comunidad internacional respecto al considerado como inadecuado tratamiento de los pacientes en los sanatorios psiquiátricos de la República Checa y prepara nuevas normas que regirán en esa clase de establecimientos.

A los críticos de las condiciones en que viven en los sanatorios checos también niños con retraso mental se sumó Joanne Rowling, autora británica de la célebre serie literaria sobre Harry Potter. Después de leer un artículo sobre el tema en el diario británico Sunday Times, Rowling dirigió una carta de protesta al Presidente y al primer ministro de la República Checa.

Joanne K. Rowling, foto: CTKJoanne K. Rowling, foto: CTK Personeros del Ministerio de la Salud checo reconocen que es mucho lo que hay que mejorar en los sanatorios psiquiátricos, pero a la vez insisten en que el revuelo mediático en torno a las condiciones en dichos establecimientos se debió en gran medida a ciertos errores de interpretación. En el Sunday Times se afirmaba que los pacientes eran situados en "jaulas" o "cámaras con rejas". Los médicos de los establecimientos checos afirman que, en realidad, se trata de camas con redes o con rejas y que éstas se emplean para proteger a los pacientes que podrían autoherirse.

Lucía es una niña de once años de edad. Nació con retraso mental. Vive con sus padres y su hermana menor en Praga y, según los psicólogos, independientemente de las limitaciones que se deben a dicho retraso, en el desarrollo de la niña son evidentes grandes progresos. Su madre debe cuidar de ella todo el día, pero Lucía sabe vestirse sola, aprendió a leer con ciertas limitaciones y a contar hasta cinco por el momento.

No todos los niños checos con retraso mental tienen sin embargo la suerte de Lucía de vivir con su familia. Muchas personas, por diversas razones, no pueden cuidar de sus familiares afectados y los ubican en sanatorios psiquiátricos. La nueva norma que prepara el Gobierno y que, entre otros aspectos, prohibirá el uso de camas con rejas y limitará la aplicación de medicamentos con efectos tranquilizantes ofrecerá mejores condiciones de vida también a los pacientes de esos establecimientos.

13-07-2004