Ministro de Finanzas checo declara guerra al endeudamiento del Estado

17-12-2002

El Ministerio de Finanzas lanza la alarma: el endeudamiento del Estado checo alcanzó en el tercer trimestre del año en curso el 18 por ciento del Producto Interior Bruto. El titular de dicha cartera, Bohuslav Sobotka, ha presentado por ello el proyecto de una amplia reforma para sanear las finanzas estatales.

Bohuslav Sobotka, Foto: CTKBohuslav Sobotka, Foto: CTK Condiciones más estrictas para percibir el subsidio de enfermedad, impedir los abusos respecto a las prestaciones sociales, reducir el aporte del Estado al ahorro para vivienda, aumento de los impuestos al consumo y del impuesto al valor añadido por el acceso a Internet y hacer más estrictas las declaraciones de la propiedad: éstas son solamente algunas de las medidas de la reforma de las finanzas estatales propuesta por el ministro de Hacienda checo.

"Sin dicha reforma no se puede garantizar el crecimiento de la economía de la República Checa ni el mantenimiento del Estado de bienestar", advierte Bohuslav Sobotka. Aunque admite que el peso de la reforma caerá sobre todos los ciudadanos, subraya que el precio por la inercia del Gobierno sería más elevado y lo pagarían sobre todo las personas con escasos recursos financieros. Es decir, los que no disponen de ahorros y más que otros están expuestos a los vaivenes de la economía.

El endeudamiento del Estado checo aumentó en el último año de cien mil millones de coronas y sobrepasó los 400 mil millones de coronas, unos trece mil millones de euros. Se trata del alza más rápida en la historia de la República Checa, y de no frenarlo, en 2007 el endeudamiento alcanzaría el billón de coronas.

Para poner en marcha la mencionada reforma, será necesario modificar toda una serie de leyes. El ministro de Finanzas, Bohuslav Sobotka, supone que el Gobierno deliberará sobre su proyecto en enero y que los cambios legislativos deberían realizarse durante el año entrante de manera que la reforma pueda arrancar ya en 2004.

17-12-2002