Ministro Dienstbier impulsa el derecho a la educación preescolar

20-03-2014

La falta de plazas en escuelas y guarderías es uno de los principales problemas de la República Checa. Sin embargo, el ministro Dienstbier para los Derechos Humanos y la Igualdad de Oportunidades ha anunciado un proyecto que garantiza el acceso a la educación preescolar a niños de dos años de edad.

Jiří Dienstbier, foto: ČTKJiří Dienstbier, foto: ČTK El ministro checo para los Derechos Humanos y la Igualdad de Oportunidades, Jiří Dienstbier, ha anunciado a comienzos de esta semana las prioridades de su gabinete de trabajo. Entre sus propuestas se encuentran la lucha contra la pobreza, la vivienda social y la igualdad de acceso a la educación. Sin embargo, su proyecto más celebrado por expertos y por el público en general ha sido garantir el acceso a preescolar a niños checos de dos años de edad.

Según el ministro Dienstbier, si los niños tienen derecho a acceder a preescolar con dos años, los adultos ya no tendrán que elegir entre seguir sus carreras o formar una familia. Este sistema ha sido implementado con éxito en otros países y Dienstbier lo considera fundamental para la creación de una política de igualdad de oportunidades.

Sin embargo, el ministro tendrá que enfrentarse a algunas dificultades. La principal es la inexistencia de guarderías y jardines de infancia suficientes en la República Checa para recibir a todos los niños. De hecho, este año unos 60.000 niños se han quedado sin plaza debido a la falta de capacidad.

A pesar de este obstáculo, que el ministro no ha aclarado como va a resolver, el gobierno también planea hacer obligatorio el último año de preescolar. Para realizar esta acción, también sería necesario un aumento sustancial del número de establecimientos preescolares. La mayoría de guarderías pertenecen a los municipios, por lo que se precisaría de un importante desembolso de dinero.

Marcel Chládek, ministro de Educación checo, desveló a la Televisión Checa las opciones para conseguir esta financiación adicional.

Marcel Chládek, foto: ČTKMarcel Chládek, foto: ČTK "Una forma es conseguir fondos de la UE para la reconstrucción de escuelas y guarderías, y la otra es la creación de un fondo nacional de entre 1 y 2 millones de coronas al año para la expansión de las instalaciones existentes. Esto debería ayudar a los municipios, los cuales cubrirían el 50% de los costes y el resto sería pagado por el Estado".

La Unión de Ciudades y Municipios de la República Checa recibió cautelosamente la propuesta asegurando que es conveniente la presentación de un plan que deberá ser debatido. Jan Mareš, alcalde de Chomutov y jefe adjunto de la Unión, comentó la propuesta.

"Desde luego, no nos oponemos a la idea. Pero hay varias cuestiones, en particular en lo que respecta a la financiación, que necesitan ser resueltas. Otro problema que es necesario abordar es qué se hará con el aumento de plazas una vez que el número de niños en edad preescolar descienda de nuevo".

El ministro Dienstbier aseguró que su plan será implementado en los próximos dos o tres años. Mientras tanto, el gobierno ha desechado una propuesta presentada por el anterior gabinete, que visava la creación de "grupos de niños" como una forma de hacer frente a la insuficiencia de guarderías. Sin embargo, estos grupos sólo proveerían el cuidado de niños, lo que no se considera un sustituto adecuado de las guarderías o centros preescolares.

20-03-2014