Monterrey en México tiene una iglesia consagrada al Niño Jesús de Praga

09-03-2005

Una nueva capilla consagrada al Niño Jesús de Praga se inauguró la semana pasada en la zona suburbana de Monterrey, Estado de Nuevo León, en México.

Los patronos de la recién construida iglesia, los mexicanos Fidel Pedraza y su esposa Licha, hace poco visitaron Praga. Admirando sus bellezas arquitectónicas entraron en la iglesia de Santa María de la Victoria en la Ciudad Pequeña. Nada más ver al Niño Jesús de Praga, decidieron construir y dedicarle una iglesia en México. Así nos lo comentó Radko Tichavský, cónsul honorario de la República Checa en Monterrey.

"Fue como un flechazo, un amor a primera vista. Entonces, allí mismo compraron la estatuita, el dueño la trajo personalmente en sus brazos a Monterrey y empezó el proyecto que tuvo un costo de aproximadamente 400 mil dólares. Es una construcción de muy buen nivel, con pisos de mármol, con unos frescos pintados sobre el techo de la iglesia con una iluminación especial muy bonita, las bancas están hechas de una madera de aquí de la región, de mezquite, es una madera muy dura. A la vez tienen algunos labrados hechos a mano".

La construcción de la iglesia tardó apenas cuatro meses. En estilo posmodernista con elementos neobarrocos y neoclásicos es obra del arquitecto José María Hernández Garza. La iglesia está rodeada por un conjunto de edificios destinados a la celebración de bodas, congresos y otros actos, que disponen de una capacidad de 3 500 personas. Su consagración al Niño Jesús de Praga se realizó según un viejo rito cristiano, informó Radko Tichavský.

"Se trataba de la ceremonia de unción del altar, que es una ceremonia muy antigua de la iglesia católica, de los siglos ocho o diez, donde se unta aceite sobre el altar, se utiliza mucho incienso y una iluminación más bien baja que, en el momento de la consagración sube repentinamente. Acudió bastante gente, de hecho hubo tantos asistentes que no cupieron en la iglesia y tuvieron que colocar unas 150 sillas fuera de la iglesia, colocaron una pantalla enorme donde se transmitió por televisión la ceremonia desde dentro para que todos pudieran apreciarla".

La estatuita de porcelana del Niño Jesús de Praga está expuesta por el momento al lado del altar, en la parte frontal de la iglesia. En el futuro será colocada en un nicho especial de media concha. El Santo Niño en Monterrey, igual que el de Praga, lleva un precioso vestido.

"Lleva un vestido comprado en el monasterio carmelita de Praga, pero se espera que conforme vaya pasando el tiempo, los propios mexicanos empiecen a confeccionarle vestidos como agradecimiento a los favores".

09-03-2005