Música barroca entre dos mundos: Praga y Boquerón

02-12-2005

La música del compositor barroco Domenico Zipoli, compuesta para los indios guaraníes, dominó al concierto benéfico que se celebró este jueves en Praga en apoyo a los habitantes de San José del Boquerón, en el norte de Argentina.

La música y la solidaridad no conocen fronteras regionales. Un ejemplo de ello fueron los bancos llenos de la iglesia de San Ignacio de Praga donde tuvo lugar el concierto en apoyo al Boquerón, una de las regiones más pobres de Argentina. ¿Y por qué precisamente la música de Domenico Zipoli? Se lo preguntamos a Luis Pérez Cuesta, de la asociación cívica Boquerón.

"Domenico Zipoli era italiano, del siglo XVIII. Pasó a lo que ahora es Argentina como misionero y compuso música barroca para las misiones jesuíticas de los indios guaraníes. Los indios guaraníes hicieron suya esa música, la tocaban y lo hacían muy bien, con una gran solvencia habitualmente. Fue como una unión entre dos culturas, una cultura dio algo a la otra. Incluso todavía hoy en día se toca esta música en lugares como, por ejemplo, San Ignacio de Mojos, en Bolivia".

El concierto, en el que se pudieron escuchar también obras de Tomás Luis de Victoria, Jan Dismas Zelenka, Josef Suk y Sergei Rachmaninov, fue presentado por el coro Cantores ad St. Thomam Pragae y la orquesta de cámara Apollon Quartet bajo la batuta de Pavel Verner.

"El proyecto está relacionado con la comunidad española de los agustinianos de la iglesia de Santo Tomás de Praga, donde dirijo el coro. Hace un año hicimos un pequeño concierto con motivo de la inauguración de una exposición de fotos de Argentina. La inauguración fue muy impactante, así que decidieron organizar seguidamente un concierto grande, que al final se aplazó por un año".

Pavel Verner explicó que las composiciones de Zipoli les enviaron de Argentina.

"En base a las grabaciones que me pusieron a disposición elegí aquellas que eran adecuadas para nuestro coro, conseguimos las notas, y así pudimos presentarlas ahora. Se trata de obras que Zipoli compuso directamente para los indios guaraníes. Es admirable cómo los indios, entonces, salieron bien de la interpretación. No eran salvajes algunos. Muchos eran educados y sabían tocar instrumentos. Debían de ser músicos muy buenos".

Los recursos recaudados en el concierto benéfico están destinados a la región de San José del Boquerón, precisó Luis Pérez Cuesta.

"Es una zona de 3 600 kilómetros cuadrados. Nadie tiene trabajo. Hay muchas carencias en educación, en salud, en vivienda, en las cosas más elementales. Desde hace treinta años está allí un misionero jesuita que con el apoyo de la gente de afuera y con el esfuerzo de los pobladores está logrando sacar adelante la situación. Nosotros apoyamos esa tarea, de la gente de allí".

¿Y cómo pueden contribuir los que quieran ayudar al Boquerón?

"Puede contribuir con su trabajo, ecónomicante, hay muchas formas. Es decir una forma de comunicarse es por medio nuestra página web: www.boqueron.info o por e-mail o teléfono".

02-12-2005