Música del siglo de oro español encantó a Praga

14-07-2005

La sala central del palacete barroco de Troja, en Praga, vibró este miércoles con la música española de los siglos XVI, XVII y XVIII. El auditorio valoró con frenéticos aplausos a la soprano española Carmen Botella Galbis que, acompañada por el conjunto austríaco Accentus Austria, interpretó solos, tonadas y zarzuelas de autores conocidos, así como canciones anónimas de la Península Ibérica.

La canción "No sé yo cómo es" de José Marín inauguró el concierto celebrado en el marco de los Festejos Estivales de Música Antigua. La soprano Carmen Botella Galbis, de Valencia, se presentó en Praga por primera vez.

"Es un repertorio que no está muy visto. Ahora la gente empieza a cantar esta música que todavía permanece oculta. Yo creo que es un repertorio muy interesante para salir a la luz y que la gente lo conozca. Además son canciones muy bonitas. Me gusta mucho cantar este repertorio", dijo la intérprete.

En el programa figuraron composiciones de Juan Hidalgo, Sebastián Durón, Diego Ortiz, que a finales del siglo XVI actuaba en Nápoles, o de Bartolomé Selma y Salaverde, que componía canzones virtuosos para solo usando en su música adornos al estilo italiano.

"En su mayoría las canciones tienen un texto profano. De hecho están dirigidas a Cupido, el dios del amor. Sí que hay alguna en la que también se muestra un amor, pero no es un amor hacia una persona, sino un amor hacia Dios, la fe en Dios", apuntó la cantante.

El concierto fue titulado "Cantadas de Pasión". "Es un título muy bien puesto", sostuvo la soprano Carmen Botella Galbis.

"Yo creo que es un juego de palabras porque puede entenderse que se está refiriendo a la pasión humana y también a la devoción religiosa. Por eso sirve para canciones humanas, para tonos, y para canciones divinas, religiosas".

La sala principal del palacete de Troja, decorada con preciosos frescos que representan la victoria sobre los turcos cerca de Viena glorificando a los habsburgos, con las ventanas abiertas al jardín, desde el cual entraban el perfume de una calurosa noche de verano y el chirrido de las golondrinas, fue un lugar magnífico para dar un concierto de música barroca española.

"La acústica es muy buena, me ha sorprendido gratamente. Es muy buena para la voz, que fluye muy bien, no hace falta esforzarse porque sale, sin esfuerzo. Me gusta mucho esta sala".

La voz de Carmen Botella Galbis estuvo acompañada por flauta, viola da gamba, guitarra barroca y arpa barroca española tocadas por el conjunto Accentus Austria, que se especializa en la música española antigua.

"Son instrumentos de la época. Era lo que se tocaba en esa época. Esta música tocada con instrumentos modernos pierde mucho, es otra cosa".

La cantante española Carmen Botella Galbis colabora con el grupo Accentus Austria desde hace un año. Este verano ofrecerán otro concierto en el norte de Italia.

"Yo mantengo contacto regularmente con ellos, conocí a Thomas Wimmer el verano pasado, y hemos estado durante este invierno manteniendo contacto".

¿Cómo transcurren los ensayos, antes de este concierto, por ejemplo? ¿Con qué frecuencia se encuentran?

"Claro, depende si es un programa nuevo o si es un programa que ya se ha hecho. Este programa se ha hecho más veces, entonces pues con dos días de ensayo es suficiente. Pero de ensayo duro".

El repertorio de Carmen Botella Galbis incluye música desde la Edad Media hasta el siglo XX, pero su mayor pasión es precisamente el período de los siglos XVII y XVIII.

"Elegí la época más que por la música por el arte. A mí me encanta el renacimiento y el barroco y todo lo que eso conlleva, claro, la música también. Creo también que es una música, por lo que he dicho anteriormente, que falta que la gente la conozca, que se saque a la luz. Es mi intención dar a conocer cuanta más música de esta época mejor, me atraen mucho los siglos de oro español", expresó Carmen Botella Galbis.

Los Festejos Estivales de Música Antigua en Praga se prolongan hasta el 31 de julio.

14-07-2005