‘Nadie los ha invitado, y si no les gusta váyanse’, dijo el presidente checo a los inmigrantes

03-08-2015

El presidente de la República Checa, Miloš Zeman, arremetió contra los inmigrantes ilegales que se rebelaron en un centro de internamiento. El mandatario les recordó que nadie los invitó al país y que deben respetar las reglas establecidas.

Miloš Zeman, foto: ČT24Miloš Zeman, foto: ČT24 La ola migratoria que afecta a Europa ha empezado a golpear con fuerza también a la República Checa. La Policía de extranjería detiene diariamente a decenas de inmigrantes ilegales y su número va en aumento.

En declaraciones al portal Blesk.cz, el presidente Miloš Zeman, envió un duro mensaje a los inmigrantes clandestinos que se rebelaron el jueves y el viernes en un centro de internamiento.

“Nadie les invitó. Pero ya que están aquí deben respetar nuestras reglas, de igual manera que lo hacemos nosotros cuando visitamos sus países. Y si no les gusta váyanse”.

Zeman dijo en la entrevista que las Fuerzas Armadas están en condiciones de enviar a unos 1500 soldados a resguardar las fronteras, y que está a favor de fortalecer las fronteras externas de Europa.

El control policial en el centro de inmigrantes, Bělá pod Bezdězem, foto: ČTKEl control policial en el centro de inmigrantes, Bělá pod Bezdězem, foto: ČTKLa Policía de Extranjería registró un significativo aumento de inmigrantes ilegales en el país. En promedio se detiene a 39 personas por día, pero el fin de semana su número llegó a 200.

Tres regiones del país acusan el mayor movimiento de inmigrantes ilegales procedentes de cuatro países, explicó Kateřina Rendlová, portavoz policial.

“Las regiones donde se dan más detenciones son Moravia del sur, Praga y Bohemia central. Y los países de procedencia de los inmigrantes se repiten, Siria, Afganistán, Irak y Paquistán”.

El ministro del Interior, Milan Chovanec, propuso la creación de nuevos centros de acogida ya que los existentes no son suficientes. Pidió ayuda a los ministros pare el acondicionamiento de diversos inmuebles como centros de acogida.

El presidente policíaco, Tomáš Tuhý y Milan Chovanec en Bělá pod Bezdězem, foto: ČTKEl presidente policíaco, Tomáš Tuhý y Milan Chovanec en Bělá pod Bezdězem, foto: ČTK Un estudio del Ministerio del Interior sostiene que hasta finales del año llegarán a Chequia unos 1200 inmigrantes, lo que supone que su número total será de 3.500, y el año siguiente la cifra oscilará entre los 5.000 y 7.000 inmigrantes ilegales.

El presidente Zeman insistió en que a esa gente se le puede ayudar mejor en su propio territorio, además de que es necesario obrar para reprimir a los regímenes terroristas, en particular al Estado Islámico, que es la causa principal de la ola migratoria hacia Europa.

La Organización Mundial para las Migraciones (IOM) informó que este año llegaron a Europa 150.000 inmigrantes, la mayoría a Italia y Grecia, y desde enero unas 1900 personas murieron en el mar en su intento por llegar al Viejo Continente.

03-08-2015