Nevadas y tormentas colapsaron la República Checa

19-12-2005

El transporte automovilístico en la República Checa se colapsó este fin de semana como consecuencia de fuertes nevadas y vientos huracanados. Once muertos, accidentes de tráfico, embotellamientos en la autopista D1 y cortes de electricidad - éste es el resultado de la tormenta invernal que azotó al país.

Foto: CTKFoto: CTK Una tormenta invernal acompañada de vientos huracanados de hasta 145 kilómetros por hora azotó al país. La nieve cubrió toda la República Checa como una cobija blanca. En las regiones montañosas la capa superó medio metro de altura.

Miles de hogares se quedaron sin electricidad este fin de semana, informó la portavoz de la Empresa Energética de Bohemia Oriental, Sárka Beránková.

"La situación fue muy complicada a causa de que postes de tendido eléctrico fueron derrumbados por el viento o por árboles caídos. Nuestros empleados tuvieron un arduo fin de semana. El suministro de electricidad fue renovado en todas las partes afectadas".

El transporte automovilístico sufrió un verdadero colapso. A pesar de los esfuerzos del Servicio de Mantenimiento de Carreteras, las carreteras se convirtieron en verdaderas pistas de patinaje. La policía registró más de dos mil accidentes de tráfico. En muchos casos tuvieron que intervenir bomberos con maquinaria pesada.

Foto: CTKFoto: CTK Un accidente trágico se produjo, por ejemplo, cerca de la ciudad de Ceské Budejovice, Bohemia del Sur, donde chocaron tres automóviles. Una persona resultó muerta y tres heridas de gravedad.

Los camiones imposibilitaron por varias horas el tráfico en la autopista D1, una de las principales arterias del país. Los problemas surgieron el sábado por la tarde, cuando varios camiones bloquearon el tránsito en ambos sentidos de la autopista. La situación fue dramática. La cola de automóviles alcanzaba varios kilómetros y complicaba la llegada de bomberos y socorristas. Debido a las bajas temperaturas, los conductores pasaron varias horas encerrados en sus automóviles.

Por su parte, los empleados del Servicio de Rescate en montañas advierten ante el peligro de avalanchas.

19-12-2005