No hubiera sido escritor si me hubiera quedado en Chile

10-05-2006

"Siento envidia cuando alguien me dice yo siempre quise ser jugador de fútbol o médico", confiesa el escritor de origen chileno Rubén Palma. Tras ejercer un sinnúmero de oficios, acabó dedicándose a la escritura en Dinamarca, el país que lo acogió después de que tuviera que salir de su natal Chile tras el golpe de estado militar de Pinochet.

Rubén Palma acudió a la capital checa invitado por el Centro Multicultural de Praga junto con otros escritores emigrantes radicados en el norte de Europa para participar en la feria "El Mundo del Libro".

"Aparte de volver a ver esta fantástica ciudad ha sido muy enriquecedor participar de las actividades, de las discusiones, de las preguntas que han aparecido mientras conversábamos y debatíamos en torno a esto tan raro que es radicarse en otro país y luego ser escritor, no estar relacionado directamente con la cultura de la cual uno proviene".

El impulso para que Rubén Palma se lanzara a la escritura fue el hecho de ganar en 1986 con el cuento "Nosotros y la maravilla" uno de los tres primeros premios del concurso convocado por el renombrado diario danés Politiken. Sin embargo, según él mismo afirma, tardó bastante en aceptar que es escritor.

"Uno no se hace, pero está siempre haciéndose escritor mejorando ... Para mí la experiencia de emigrante fue decisiva en el sentido de que yo no creo que hubiera sido escritor si me hubiera quedado en Chile. Estoy muy seguro que fue el cambio, la perspectiva de vivir el resto de mis días, o la mayor parte del resto de mis días en otro país. Como la escritura tiene un elemento de psicoterapia. Cuando comencé a escribir tenía mis dificultades porque escribía en danés, pero poco a poco fui encontrándole la satisfacción. En la medida en que fui publicando también me sentía más y más motivado a seguir escribiendo. Ahora no me puedo quejar, porque las actividades como escritor me han hecho viajar, me han traído a la República Checa, por ejemplo, me ha hecho conocer gente interesante que si me hubiera dedicado a otra cosa no habría conocido".

La producción literaria de Rubén Palma abarca un libro educativo, poesías, canciones, artículos y ensayos. Hasta el presente ninguna de sus obras ha sido traducida al español.

"En eso soy muy ambivalente, porque las cosas que he escrito las he escrito pensando en un público primeramente danés. Entonces, por cosa de vanidad personal quisiera escribir algo quizá más interesante, más bombástico si fuera en castellano. Quizá porque cuando uno escribe para un público danés se escribe para un pequeño grupo de gente, son solamente cinco millones. Entonces, por vanidad pienso que si voy a escribir en castellano quiero escribir algo más grande, más novedoso, más artístico".

Aparte de escribir Rubén Palma trabaja desde hace veinte años con la Cruz Roja de Dinamarca en un campamento de refugiados.

10-05-2006