Nueva ley castigará severamente a los conductores indisciplinados

22-09-2005

Un nuevo sistema de penalizaciones fue aprobado por el Parlamento checo. El sistema de puntos de castigo pretende mejorar la situación en las carreteras checas.

El Parlamento checo ratificó este miércoles la ley que hace más rigurosas las penalizaciones de los conductores indisciplinados en las carreteras checas. La propuesta cuenta con un sistema de puntos impuestos por violar los reglamentos de tráfico.

Además de la multa, el conductor indisciplinado se sumará cierto número de puntos, según la gravedad de su delito. La mayor penalización será para los conductores alcoholizados. El máximo número de puntos es doce. Al alcanzar esa cifra, se le quitará al conductor la licencia de conducir y el culpable deberá inscribirse de nuevo en la autoescuela.

"Cada uno deberá pensar en su manera de conducir y si su falta provocará situaciones críticas con fines nefastos. El sistema de puntos funciona en todos los países que lo han aceptado y auydará a mejorar la situación en las carreteras checas," resumió el ministro de Transportes, Milan Simonovský.

Ministro de Transportes, Milan SimonovskýMinistro de Transportes, Milan Simonovský Los conductores pueden restar los puntos negativos por medio de una conducción modelo. La ley también aumenta el monto de la multa máxima, ascendiendo a 50 000 coronas, unos 1600 euros. Los policías tendrán también derecho a retirar la licencia de conducir en el acto.

Sin embargo, la ley aprobada ha provocado protestas por parte del opositor Partido Cívico Democrático y los comunistas, que la consideran inadecuada y propensa a la corrupción.

"No me gusta que los puntos positivos se puedan recuperar restando los puntos negativos. Eso no ocurre por ejemplo en Alemania, ni en otros países donde el sistema de puntos de penalización es vigente," comentó el vicepresidente del Partido Comunista, Vojtech Filip.

No obstante, el ministro de Transportes, Milan Simonovský, cree que las autoridades locales disponen de medidas suficientes para impedir la corrupción de los policías.

La nueva ley tendrá que ser ratificada todavía por el presidente de la República. Su entrada en vigor está prevista para mediados del año 2006.

22-09-2005