Nuevo líder socialdemócrata no excluye participación en el nuevo Gobierno

19-02-2018

Jan Hamáček, de 40 años, llevará a partir de ahora las riendas de la Socialdemocracia. Así lo decidió el congreso partidista del fin de semana.

Jan Hamáček, foto: ČTKJan Hamáček, foto: ČTK Menos de cincuenta votos le fueron suficientes a Jan Hamáček para hacerse con la presidencia del Partido Socialdemócrata este fin de semana. En segunda vuelta derrotó a su mayor contrincante Jiří Zimola que ahora ha pasado a vicepresidente estatutario de la agrupación.

Después de conocidos los resultados, Hamáček hizo un llamado a la unidad ya que en los últimos meses la tensión interna había provocado hostilidades entre los miembros del Partido.

“En primer lugar quiero expresar mi agradecimiento a todos los candidatos. Debo decir que se trató de una contienda limpia. Fue una lucha de argumentos. Mi deseo es que después de este congreso reine la unidad en la Socialdemocracia”.

Jiří Zimola, foto: ČTKJiří Zimola, foto: ČTK El gran fracaso en las elecciones generales de octubre sacudió los cimientos de los socialdemócratas que habían gobernado los últimos cuatro años. El cambio en la cúpula partidista se convirtió en algo esencial para el futuro político de la agrupación.

Para el primer ministro en dimisión, Andrej Babiš, la elección de Hamáček puede convertirse en el salvavidas que ha estado esperando para lograr la investidura de su Gabinete en un segundo intento.

“Iniciaremos conversaciones, pero ellos son los que deben decirnos qué quieren. Pueden tolerar nuestro Gabinete o integrarlo. Nosotros les ofrecemos que participen de manera directa en el Gobierno”.

El presidente de la República, Miloš Zeman, asistió como invitado al congreso, y aprovechó la ocasión para recomendarle a los socialdemócratas que no permanezcan en la oposición. El mandatario les dijo que negocien sobre el nuevo Gobierno, pero que no pidan carteras ministeriales.

Miloš Zeman, foto: ČTKMiloš Zeman, foto: ČTK Jan Hamáček y su vicepresidente estatutario Jiří Zimola obtuvieron del congreso luz verde para mantener negociaciones con el movimiento ANO, de Andrej Babiš, sobre la formación del nuevo Gabinete.

La Socialdemocracia ha dado a entender que no quiere un Gobierno respaldado por el Partido de la Libertad y la Democracia Directa, conocido por su política antiinmigración. Tampoco quieren que al Ejecutivo sean nominadas personas con cuentas pendientes ante la Justicia. Se cuenta que es probable algún tipo de cooperación.

El primer ministro en dimisión, Andrej Babiš, y el vicepresidente del movimiento ANO, Jaroslav Faltýnek, afrontan cargos por supuesto fraude de fondos europeos.

Para los otros partidos opositores la elección de Jan Hamáček demuestra que los socialdemócratas quieren volver a tener algún protagonismo en el futuro Gobierno.

19-02-2018