Obama no abandonará a Europa Central y del Este, pero le interesa más Afganistán

09-04-2010

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, abandonó la República Checa este viernes después de 24 intensas horas. Tras firmar el nuevo tratado de reducción de armamento nuclear con su colega ruso Dmitri Medvédev, se reunió con once de sus aliados del antiguo bloque del Este para tratar de calmar sus temores ante el feliz momento que atraviesan las relaciones ruso-estadounidenses.

Foto: ČTKFoto: ČTK Barack Obama debatió con presidentes y primeros ministros de once países de Europa Central y Oriental sobre varios de los temas de la actualidad política internacional en la tarde del jueves. Entre ellos, los planes estratégicos de la OTAN y la seguridad energética. Pero si algo interesaba a estos países, antiguos miembros en su mayoría del Pacto de Varsovia, eran las relaciones con Rusia. Ahora que Barack Obama ha conseguido apaciguar la tensión entre su país y el gigante euroasiático, sus aliados en Europa más cercanos geográficamente a Rusia se preguntan cuál debe ser su actitud y si cambiará el trato que reciben por parte de los Estados Unidos.

Jan Fischer y Barack Obama, foto: ČTKJan Fischer y Barack Obama, foto: ČTK El primer ministro checo, Jan Fischer, apuesta por unas relaciones con Rusia más transparentes y basadas en la confianza mutua.

“Hay un interés común entre todos los países de Europa Central y del Este en que en adelante las relaciones con Rusia sean totalmente transparentes y para que compartamos información sobre su estado entre nosotros.”

Obama aseguró a los presentes que su país no les dedicará menos atención que antes. Rusia siempre se situó en contra del plan original estadounidense que preveía un escudo antimisiles en Europa Central. Cancelado por Obama, el presidente norteamericano ofreció a Medvédev en Praga que participara en la planificación del próximo. Pero sobre este tema, el que más preocupaba a los presentes en la reunión, casi no se habló, como reconoció Jan Fischer, y más abiertamente, el primer ministro eslovaco, Robert Fico.Robert Fico y Barack Obama, foto: ČTKRobert Fico y Barack Obama, foto: ČTK

“Sobre todo hemos hablado de Afganistán. Parece que es el tema preferido de la administración estadounidense. Hay una sensación de que es una prueba para medir el éxito de la OTAN. Nadie quiere ni imaginarse qué pasaría si las operaciones militares en apoyo de este país fracasaran”, dijo Fico.

Y sobre Afganistán, los políticos debatieron sobre el papel que debe desempeñar cada Estado en el país centroasiático, explicó Jan Fischer.

“De lo que más se ha hablado no es solo de reforzar el contingente en Afganistán sino de crear un cuerpo de entrenamiento, de formación para las fuerzas locales”.

Jan Fischer, al igual que Obama, parte para los Estados Unidos, donde en una estancia de seis días tratará primero en Nueva York de obtener para Chequia una mayor participación en la ONU. Y a partir del lunes, en Washington, el primer ministro asistirá a la cumbre internacional de seguridad nuclear.

09-04-2010