Obama y Medvédev firman en Praga nuevo acuerdo de desarme nuclear

08-04-2010

El presidente de EE.UU., Barack Obama y su homólogo ruso, Dmitri Medvédev, firmaron este jueves en Praga un acuerdo denominado Nuevo START, que implica la reducción de las armas nucleares de ambas superpotencias en un 30 por ciento aproximadamente. De esta manera se abre una nueva etapa de relaciones entre Moscú y Washington.

Dmitri Medvédev, Václav Klaus y Barack Obama, foto: ČTKDmitri Medvédev, Václav Klaus y Barack Obama, foto: ČTK El documento de desarme entre EE.EE. y Rusia, que sustituye el acuerdo START 1 de principios de los años 90, ha sido suscrito por Barack Obama y Dmitri Medvédev al mediodía del jueves en el Castillo de Praga.

Después de la firma del histórico acuerdo, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha resaltado su significado.

”Las armas nucleares no son un asunto exclusivo de Estados Unidos y Rusia. Se trata de la seguridad de todos los países, porque las armas nucleares en manos de terroristas son peligrosas para las personas del mundo entero, desde Moscú a Nueva York, para las ciudades europeas, así como para el sur de Asia”.

Barack Obama y Dmitri Medvédev, foto: ČTKBarack Obama y Dmitri Medvédev, foto: ČTK El documento establece que ambas superpotencias reducirán a 1.550 como máximo el número de sus ojivas nucleares, en el curso de los próximos siete años. Rusia dispone de 2.600 ojivas nucleares, y Estados Unidos de 2.126. Washington y Moscú se comprometen asimismo a conservar un máximo de 700 portadores de armas nucleares (entre misiles, aviones y submarinos). Además, se introducen mecanismos de control y verificación, e inspecciones mutuas de los arsenales nucleares.

Según el primer mandatario ruso, Dmitri Medvédev, el acuerdo respeta plenamente los intereses de ambas superpotencias.

”Lo más importante es que no hay vencedores ni derrotados, ya que se ha respetado la paridad. Ambas partes hemos ganado, ya que hemos fortalecido nuestra seguridad. Y con nosotros salió ganando toda la comunidad mundial, ya que sigue fortaleciéndose la estabilidad estratégica”.

Dmitri Medvédev, foto: ČTKDmitri Medvédev, foto: ČTK El Nuevo START entrará en vigor cuando sea ratificado por los parlamentos de ambos países y su validez es de diez años, con posibilidad de prolongarla por otros cinco años.

Los observadores sostienen que el acuerdo es más bien simbólico, ya que no implica una reducción radical de los arsenales de armas nucleares de Rusia y Estados Unidos y tampoco resuelve el crecimiento de los arsenales de armas estratégicas de otras potencias nucleares como China.

El significado del documento, según los analistas, es que abre una nueva etapa de relaciones entre Estados Unidos y Rusia y pone fin definitivo a la “Guerra Fría”. Confirma la disposición de Obama y Medvédev de colaborar en los esfuerzos por una mayor estabilidad estratégica en el mundo, y por alcanzar un mundo sin armas nucleares, propósito que hace un año presentó en Praga el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El Nuevo START fue suscrito poco antes de la Cumbre de Seguridad Nuclear a celebrarse en Washington.

08-04-2010