Obispo checo aboga por legalizar la prostitución

04-04-2002

El obispo auxiliar de Praga aboga por legalizar la prostitución. A pesar de que tal actitud contradice la postura oficial de la Iglesia romano-católica, la legalización de la prostitución va adquiriendo el apoyo de otros obispos checos.

El obispo y antiguo disidente Václav Malý aclara que ya no es suficiente hacer reflexiones morales acerca de la prostitución. Mantener ese oficio al margen del sistema legal es, según opina el obispo, peor que mantenerlo bajo control.

Václav Malý se interesa desde hace varios meses por el problema de la prostitución. En febrero visitó la asociación cívica "Placer sin riesgo", en Praga, que facilita atención médica a las prostitutas, familiarizándose con la labor de esta organización en el terreno.

La Conferencia Episcopal Checa no ha adoptado una postura oficial respecto a la legalización de la prostitución. Su portavoz, Daniel Herman, opina que la prostitución es un problema arduo del que la Iglesia debería ocuparse seriamente. La Iglesia tendrá que elegir entre el menor de dos males. Esto no significa, sin embargo, que se debilite la Fe, sino más bien, que los problemas de hoy son diferentes a los de hace trescientos años, puntualiza Daniel Herman.

El Ministerio del Interior checo presentó al Gobierno un borrador de Ley sobre la Prostitución, cuyo motivo fue posibilitar el ejercicio de la prostitución en establecimientos destinados a estos fines. Sin embargo, el borrador no fue aprobado debido a que, según un análisis de expertos en derecho internacional, no fue compatible con la Convención de la ONU sobre la lucha contra la trata de blancas.

04-04-2002