Ocho millones de checos pasan este año sus vacaciones en el país

01-08-2016

Este año unos ocho millones de checos pasarán sus vacaciones en algún lugar de su propio país, según cálculos de las agencias de viajes. Se trata de un millón más que el año pasado. Influye sobre todo la mayor pasión por el turismo de montaña y la amenaza del terrorismo islámico.

Šumava, foto: Barbora KmentováŠumava, foto: Barbora Kmentová Cada vez más checos prefieren pasar sus vacaciones de verano en su propio país en lugar de salir al extranjero. Según estima la Unión de Comercio y Turismo, este año se quedarán en Chequia unos ocho millones de personas, un incremento espectacular respecto al año pasado, cuando la cifra fue de siete millones.

Desde la mencionada asociación se apunta a una conjunción de dos causas. Por un lado la nueva sensación de inseguridad que sienten los checos en países como Francia o Alemania debido a los atentados terroristas. Por otro lado el mayor auge del turismo de montaña y los deportes al aire libre.

Krkonoše (los Montes de los Gigantes), foto: Magdalena KašubováKrkonoše (los Montes de los Gigantes), foto: Magdalena Kašubová Un ejemplo es Jana Guličová, turista procedente de la región de Vysočina, que pasa las vacaciones en la montañosa región de Liberec, al norte del país.

“Hemos venido al monte Ještěd porque he estudiado por aquí, y se trata de un lugar del que tengo muchos recuerdos. Al principio queríamos ir desde aquí a pasar un día en Dresde, en Alemania, pero tras los atentados lo hemos cancelado, porque el riesgo es demasiado grande, creo”.

Ještěd, foto: Miloš TurekJeštěd, foto: Miloš Turek Según la Unión de Comercio y Turismo, los principales lugares vacacionales de Chequia son las montañas, especialmente los Montes de los Gigantes, al norte, en la frontera con Alemania y Polonia, y la cordillera de Šumava, en el suroeste, en los límites con Austria y Alemania. También es bastante popular Bohemia del Sur, rica en lagos y espacios urbanos monumentales.

Debido al mayor interés de esta temporada, las instalaciones turísticas checas están este verano al máximo de su capacidad, resulta complicado encontrar habitación o mesa en los restaurante locales. El teleférico del mencionado monte Ještěd, por ejemplo, se calcula que trasladará este año a 60.000 personas, cuando en 2015 fueron 50.000. En otros lugares, como la ciudad de Harrachov, en los Montes de los Gigantes, se ha invertido en nuevos centros de ocio y deportes de adrenalina.

01-08-2016