Parlamento deliberó sobre vuelos secretos de la CIA

15-12-2005

En un acalorado debate sobre el terrorismo y los derechos humanos desembocó la sesión del Parlamento checo dedicada a la aprobación del plan gubernamental de sobrevuelos de aviones militares extranjeros sobre el territorio checo para el año 2006.

Los diputados trataron el tema del traslado ilegal de presos sospechosos de terrorismo que realiza supuestamente en Europa el Servicio Secreto de EE.UU. Expresaron su inquietud por el hecho de que algunos aviones estadounidenses que sobrevuelan el territorio checo no se pueden identificar claramente.

"Quisiera estar seguro de que La República Checa no se convertirá en el futuro en un país donde aterricen aviones con supuestos presos a bordo", sostuvo el diputado socialdemócrata Vladimír Lastuvka. Agregó que el Gobierno checo no debería subestimar las informaciones sobre los supuestos traslados ilícitos de presos por parte del Servicio Secreto estadounidense.

"No podemos excluir la posibilidad de algunos excesos", reaccionó el ministro de RR.EE. checo, Cyril Svoboda. Destacó, sin embargo, que EE.UU. declaró que respeta los Convenios de Ginebra y otros reglamentos internacionales. Para una lucha eficaz contra el terrorismo internacional resulta indispensable mantener la confianza mutua entre los aliados, destacó el ministro Svoboda.

Ministro de RR.EE. checo, Cyril SvobodaMinistro de RR.EE. checo, Cyril Svoboda Respondiendo a las críticas de los diputados comunistas de que EE.UU. viola los derechos humanos, Cyril Svoboda destacó que el caso de otros países, los comunistas adoptan una actitud mucho más benévola. "Espero de los diputados comunistas una postura igualmente ferviente a la hora de defender los derechos de los presos políticos en Cuba", apuntó el ministro.

Por su parte, Roman Joch, del Instituto Cívico, destacó que las operaciones ilegales del Servicio Secreto estadounidense podrían influir negativamente en las relaciones entre Europa y EE.UU..

"La instalación de prisiones secretas en Europa sería imposible sin el acuerdo previo de los gobiernos de los correspondientes países. Su propia instalación no la veo tan problemática como un eventual martirio de los presos y la violación de los correspondientes convenios internacionales. En este caso podría surgir un problema serio".

La Secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, destacó durante su reciente gira por Europa que EE.UU. respeta los acuerdos internacionales y negó las especulaciones sobre el maltrato a presos.

15-12-2005