Pelhrimov se transformó nuevamente en la "Ciudad de los récords"

16-06-2005

Meterse en la boca el máximo de pajillas, comerse la mayor cantidad de huevos cocidos o levantar pesos extremos intentaron los participantes del festival internacional "Ciudad de los récords", celebrado el pasado fin de semana en la ciudad de Pelhrimov, Bohemia del Sur.

Martin Helebrand bebió 100 huevos crudos (Foto: CTK)Martin Helebrand bebió 100 huevos crudos (Foto: CTK) Cuando en la República Checa se menciona la ciudad de Pelhrimov, la mayoría de las personas suele asociarla inmediatamente con el festival de los récords. Según Miroslav Marek, director de la agencia "Buenos días", organizadora de la actividad, también este año el festival contó con una amplia asistencia, acudiendo al mismo unas quince mil personas.

"El festival Pelhrimov - Ciudad de los récords, se celebró por décimo quinta vez. En tanto que organizadores de la actividad, y con motivo de ese aniversario redondo, hemos recibido un bonito regalo de parte de los pasteleros de la ciudad de Pardubice. Éstos nos obsequiaron con una réplica del carnet de identidad que en la República Checa obtiene cada persona que cumple los quince. Respondiendo a la tradición del festival, este carnet fue un tanto diferente a lo acostumbrado. Estaba hecho de pan de especias, pesaba 55 kilos y su tamaño era de 200 por 140 centímetros".

Lukás Safránek (Foto: CTK)Lukás Safránek (Foto: CTK) Como era de esperar, y según confirma Miroslav Marek, también este año se batieron numerosos récords en el festival de Pelhrimov.

El festival se organiza con ese fin, y esta vez se batieron en total 73 récords. Entre los más interesantes considero el récord de resistencia al frío alcanzado por Petr Kocián. Aunque esa persona se dedica a la resistencia desde hace 30 años, nunca ha intentado algo semejante. Le hemos sumergido en 300 litros de agua helada y luego le hemos cubierto con 150 kilos de hielo. Resistió 41 minutos y 17 segundos en esas extremas condiciones.

Otro récord lo alcanzó el joven Lukás Safránek, al meterse en la boca 160 pajillas de un diámetro de 0,53 centímetros cada una, o dos empleados de una empresa de Praga que en una hora lograron limpiar y pulir mil 164 pares de zapatos. Grandes ovaciones cosechó también en el festival de los récords de Pelhrimov el español, Ramón Campayo, que dispone de una fenomenal memoria fotográfica. Durante dos segundos le proyectaron en una pantalla 44 números, y él logró luego anotarlos todos, respetando su orden original.

16-06-2005