Periodista checo golpeado en Bielorrusia

21-03-2006

Conmoción cerebral, nariz fracturada y dientes torcidos. Ese ha sido el estado del reportero del diario checo, Mladá Fronta Dnes, Jan Rybár, después del ataque brutal del que ha sido blanco el pasado domingo en la capital bielorrusa, Minsk.

El periodista checo Jan Rybár, cubría en la capital bielorrusa el transcurso de las elecciones presidenciales. El domingo asistió en el centro de Minsk a una protesta multitudinaria contra la supuesta manipulación de los comicios a favor de Alexander Lukaschenko, considerado el último dictador en Europa.

Camino de regreso de la manifestación, Jan Rybár quiso acortarse el camino, por lo que dobló a unas calles menos frecuentados. Allí fue asaltado por un grupo de desconocidos, quienes lo patearon y golpearon brutalmente.

"Querían intimidarme y realmente fueron muy brutales conmigo. Lo único que me preguntaron fue dónde tenía mis documentos. Lo curioso es que no se interesaron por el dinero y lo único que me robaron fue mi ordenador portátil y mi teléfono vía satélite. Naturalmente, no puedo afirmar que me atacaron agentes de la policía secreta bielorrusa, pero muchos indicios confirman de que pudo haber sido así", dijo Jan Rybár después del ataque.

Fuentes diplomáticas checas en Bielorrusia coinciden en la suposición de que el ataque contra el periodista checo fue perpetrado por la policía secreta del régimen totalitario de Alexander Lukaschenko. El diario Mladá Fronta Dnes se dirigió a las autoridades bielorrusas exigiendo la investigación detallada del caso.

Mientras tanto, la Unión Europea condenó el transcurso de las elecciones presidenciales en Bielorrusia en las que Alexander Lukaschenko conquistó una rotunda victoria obteniendo más del 82 por ciento de los votos. Los países comunitarios buscan cómo sancionar al régimen totalitario bielorruso sin que ello afecte a los ciudadanos de ese país.

21-03-2006