Polonia dijo "sí" a la UE, la atención se torna ahora hacia la RCh

09-06-2003

Para el referéndum sobre el ingreso de la República Checa en la Unión Europea faltan cuatro días. El pasado fin de semana dijo "sí" a la Unión Europea el sexto país candidato, la vecina Polonia.

El plebiscito polaco no careció de momentos dramáticos. Hasta una hora y media antes de cerrarse los colegios electorales no era seguro si la participación superaría el 50 por ciento, condición para que el referéndum fuera válido. Al final, los partidarios de la integración europea pudieron felicitarse con el resultado.

"Hoy podemos decir en voz alta: regresamos, regresamos a la gran familia europea, regresamos al lugar que pertenece a Polonia y a los polacos", expresó su satisfacción el presidente de Polonia, Aleksander Kwasniewski.

Ahora los ojos de Europa se tornan hacia la República Checa. El referéndum sobre la adhesión se efectuará los próximos 13 y 14 de junio. A diferencia de Polonia, no hace falta que a las urnas acuda más de la mitad del electorado. La mayoría absoluta de los votos entregados decidirá si los checos quieren ingresar en la Unión Europea o no. Ni el Parlamento ni el Gobierno podrán cambiar la decisión de los ciudadanos.

El Primer Ministro checo y presidente de la Socialdemocracia, Vladimír Spidla, foto: CTKEl Primer Ministro checo y presidente de la Socialdemocracia, Vladimír Spidla, foto: CTK El Primer Ministro checo y presidente de la Socialdemocracia, Vladimír Spidla, se niega a admitir la idea de que en caso de que los checos digan "no", su Gabinete presentaría la dimisión. La integración a la Unión Europea no es asunto de un partido político, subraya Spidla, criticando a aquellos miembros del oposicionista Partido Cívico Democrático que anunciaron que votarían en contra del ingreso.

"Creo que ellos no han entendido cuáles son los intereses de la República Checa. Hay que superar las discordias parciales e insignificativas y dar en conjunto el último paso decisivo para el regreso a Europa", declaró Spidla.

El próximo fin de semana los checos tendrán la oportunidad de mostrar si quieren unirse, tal como sus vecinos eslovacos y polacos, a la gran familia europea. Según los últimos sondeos, la participación en el referéndum debería superar el 50 por ciento, y alrededor del 82 por ciento de los electores están decididos a votar "sí".

09-06-2003