Praga alberga ‘Los Trenes de Winton’

09-10-2015

En la céntrica Plaza Venceslao, en Praga, ha sido instalada esta semana una exposición al aire libre que recuerda al ‘salvador de niños judíos’, el británico Nicolas Winton. ‘Los Trenes de Winton’ ofrece testimonios sobre la salvación de cientos de niños ante la muerte segura en los campos de exterminio nazis.

Foto: Jan Rosenauer, Radiodifusión ChecaFoto: Jan Rosenauer, Radiodifusión Checa Fotografías de gran formato que muestran a niños que, gracias a la ayuda de Nicolas Winton, no fueron enviados por los nazis a campos de exterminio masivo. Documentos de la época, apuntes de diarios personales, así como fotografías y testimonios sobre el ulterior destino de algunos de esos niños y de su ‘salvador’, Nicolas Winton. Todo esto se puede ver en 24 grandes paneles, instalados en la parte inferior de la Plaza Venceslao, en Praga.

El autor de la exhibición al aire libre, denominada ‘Los trenes de Winton’, es el camarógrafo, director y fotógrafo checo, Jaroslav Brabec, quien destaca que la valentía y el humanismo de Nicolas Winton, merecen ser recordados de forma permanente.

”Queremos recordar el legado de Winton, quien falleció hace tres meses a la edad de 106 años, y rendirle homenaje. A la vez, la muestra es una advertencia, ya que tiene lugar poco después del aniversario de la proclamación en la Alemania nazi de las Leyes de Núremberg, de carácter antisemita y racista, que dieron comienzo a la persecución de los judíos. Estas fueron adoptadas hace 80 años, en septiembre de 1935”.

‘Los Trenes de Winton’ se exponen en Praga por segunda vez, habiendo sido estrenada la exposición en el año 2011. Una de las fotografías más conmovedoras es la que muestra a Winton en el año 1939, cuando en la Estación Central de Trenes, en Praga, despedía a un grupo de niños acompañados de sus padres, que pronto viajarían en tren a Gran Bretaña. Y también otras, que reflejan las condiciones inhumanas en los campos de concentración nazis.

La muestra en la Plaza Venceslao se podrá ver hasta finales de octubre y no sólo en horas del día, sino también de noche, ya que cada panel tiene su propia iluminación.

A Nicolas Winton se le aprecia mucho en la República Checa. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial salvó de la muerte a 669 niños, mayormente judíos, en la Checoslovaquia ocupada por los nazis. Winton organizó su envío en varios trenes de Praga a Londres, donde fueron acogidos por familias británicas y llegaron a sobrevivir la guerra, a diferencia de miles de otros niños judíos.

En los últimos decenios Winton visitó la República Checa en varias ocasiones. Por última vez el año pasado, cuando el presidente de la República, Miloš Zeman, le otorgó la máquina distinción de este país, la Orden del León Blanco.

09-10-2015