Praga desea atar los perros con correa

25-01-2017

Sacar a los perros siempre con correa y soltarlos solo en zonas especiales. Eso supone una nueva normativa que intenta imponer la Alcaldía de Praga, que trata de reanimar un proyecto similar fracasado en el pasado.

Foto: Barbora NěmcováFoto: Barbora Němcová Unos cien mil perros, que viven oficialmente en la capital, podrían verse afectados por una nueva normativa que está redactando la Alcaldía de Praga. Ésta prohibiría el movimiento libre de las mascotas por las calles de la capital y crearía zonas especiales, que se convertirían en los únicos lugares donde los animales podrían quitarse la correa.

El proyecto no es nuevo, en el pasado fue suspendido un borrador parecido por topar con desinterés absoluto de las respectivas municipalidades de la capital en cuanto a la adopción de dicha medida, según aclaró el portavoz de la Alcaldía de Praga, Vít Hofman.

“La versión anterior del proyecto chocó contra la falta de colaboración de algunos barrios de Praga que rechazaron dar su opinión en el proceso legislativo de la creación de la norma. Por eso ahora hemos elegido las zonas donde la gente podría sacar los perros sin correa, y vamos a negociar directamente con los dueños de estos terrenos”, dijo.

Praga por el momento regula el movimiento de los perros solo por medio de la normativa sobre las zonas verdes, pero carece de una ley general, corriente en el resto de Europa.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRoFoto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRo “Praga es una de las pocas metrópolis, o quizás la única, que no tiene una normativa en cuanto al paseo libre de los perros en la ciudad”, insistió el portavoz.

La nueva normativa lógicamente irrita a la mayoría de los dueños de perros, que se oponen a sacar a sus mascotas con la correa puesta.

“Si tienes un perro bien educado y obediente, que viene siempre que lo llamas, no hay problema pasearlo sin la correa en cualquier lugar de la ciudad”, según se queja una de ellas.

Por el momento no está claro si el nuevo proyecto está destinado al fracaso, al igual que su antecesor, o si logrará imponerse. Las respectivas municipalidades de la capital, jugadores importantes en la lucha sobre la nueva ley, aún no han recibido el proyecto para expresar su opinión.

25-01-2017