Praga preocupada por la ola de violencia contra ciudadanos comunitarios en el Reino Unido

30-09-2016

El Gobierno checo expresó su preocupación por la ola de violencia desatada en el Reino Unido contra ciudadanos de países de la Unión Europea. El primer ministro, Bohuslav Sobotka, solicitó a su homóloga británica, Theresa May, que intervenga para parar este tipo de acciones que terminaron con la vida de un ciudadano checo.

Foto: Public DomainFoto: Public Domain Parece que el resultado del referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea ha sido interpretado por algunos británicos como una señal para arremeter contra los ciudadanos comunitarios.

La comunidad polaca ha sido víctima de una serie de ataques verbales que culminaron con el asesinato de Arkadiusz Jozwik, un obrero de 40 aňos, en manos de una pandilla de adolescentes, a los que no les gustó que la víctima hablara en polaco.

La semana pasada un checo, de 31 aňos, fue asesinado tras una discusión en un restaurante de Londres. El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, expresó a su homóloga británica, Theresa May, que para su Gobierno resulta inaceptable que los checos sean atacados por razones de origen o tratados como ciudadanos de segunda categoría.

Theresa May, foto: ČTKTheresa May, foto: ČTK La reacción por parte del oficialismo británico fue comentada por el corresponsal de la Radiodifusión Checa en el Reino Unido, Jiří Hošek.

“El primer ministro checo se comunicó con su igual británica vía telefónica, quien le expresó condolencias por la muerte del ciudadano checo. A su vez le aseguró que el Gobierno y la Policía del Reino Unido hacen lo máximo posible para evitar los ataques xenófobos, contra todos los extranjeros, y por supuesto de la comunidad checa”.

Si bien por el momento nada indica que el asesinato del joven checo fuera motivado por razones de odio racial, la sensación de seguridad ha cambiado en el Reino Unido, explicó Hošek.

“A partir del resultado del referendo del 23 de junio la atmósfera ha cambiado. Algunos británicos han interpretado la salida de la Unión Europea como una señal para el aumento de la xenofobia. Las estadísticas de la Policía registran un incremento de los ataques verbales contra los extranjeros”.

A diferencia de la comunidad polaca en el Reino Unido, los checos no disponen de bares, restaurantes o tiendas que les identifiquen, prosiguió Hošek.

Jiří Hošek, foto: Alžběta Švarcová, ČRoJiří Hošek, foto: Alžběta Švarcová, ČRo “La comunidad checa no es tan numerosa como la polaca, no resulta tan visible, su comportamiento es diferente y en mayor medida se integran a la sociedad británica. A pesar de esto, los miembros de la comunidad checa están muy preocupados por lo que sucede. Y les inquieta y preocupa el asesinato de un checo en el este de Londres”.

De acuerdo con informaciones de las autoridades checas, en el Reino Unido viven unos 37.000 checos, mientras que el número de polacos, según datos de 2014, llega a las 800.000 personas.

30-09-2016