Praga realiza actividades de verano para los niños

20-07-2005

Las vacaciones de verano representan un gran problema para los padres que trabajan y no pueden ocuparse de sus niños, sobre todo en las grandes ciudades. Las guarderías de Praga y los hogares para niños y adolescentes les ofrecen una solución.

En todos los barrios de Praga hay por lo menos una guardería abierta. Tienen la mitad de niños comparado con los meses del año escolar, pero hay más niños extranjeros durante las vacaciones. Jitka Kinstova, directora de una guardería en el centro de Praga, nos explica como se adaptan a un ambiente donde no se habla su lengua materna.

"En el Barrio Pequeño de Praga hay muchas embajadas. Tenemos niños de siete nacionalidades, por ejemplo del Congo, de Ucrania o de los Estados Unidos. Tuvimos una niña de tres años originaria de las Filipinas y que no hablaba checo al venir y en seis meses se convirtió en el líder de ese grupo de niños. Todos terminan por aprender el checo porque quieren comunicarse con los otros."

El programa es más libre para que puedan disfrutar de las vacaciones. Para los mayores, los hogares para niños y adolescentes ofrecen sobre todo actividades deportivas. Jana Chytilova, directora adjunta de uno de esos centros en el distrito de Praga 4, comenta las actividades que realizan en esta época del año.

"Organizamos actualmente campos de verano en la República Checa y desde el año 1992 en España. Vienen niños de 6 hasta 15 años de edad, las estancias en España son para los jóvenes hasta los 25 años. Les interesa viajar a España, muchos vuelven varias veces. El programa es variado - además de las actividades deportivas, ofrecemos a los niños visitar Barcelona o el museo de Salvador Dalí."

Los checos prefieren aprender como primer idioma extranjero el inglés o el alemán. Jana Chytilová explica las motivaciones porque el único campo de verano extranjero de su centro se halle en España.

"Tenemos un campo de vacaciones en la Costa Brava, en San Antoni de Calonge cerca de Palamos. Todos van en general a Italia, pero a nosotros nos gusta mucho esta localidad. La gente ahí es muy amable. Nuestros niños y jóvenes se relacionan con los pequeños españoles. Hacemos también una pequeña representación de baile. Como era un grupo de chicas, fue apreciado sobre todo por los chicos españoles. Nos gustaría invitarlos a visitar la República Checa, pero no lo hemos logrado hasta ahora, nuestro país queda muy lejos."

El precio de estas actividades es muy accesible ya que son subvencionadas por el Estado. Esta solución permite a los padres y a los niños pasar unas vacaciones agradables.

20-07-2005