Presidentes de la República Checa y Alemania limaron asperezas en Praga

06-06-2002

Las relaciones entre la República Checa y Alemania no pueden dejarse influir por las controvertidas declaraciones de algunos políticos, marcadas a menudo por la atmósfera electoral, coincidieron el presidente checo, Václav Havel, y su homólogo alemán, Johannes Rau, quien visitó este miércoles a la República Checa.

Václav Havel y Johannes RauVáclav Havel y Johannes Rau Las relaciones checo-alemanas se enfriaron últimamente debido a los debates sobre los Decretos de Benes, que, tras la Segunda Guerra Mundial, sirvieron de base para expulsar a casi tres millones de sudetoalemanes de Checoslovaquia. El Primer Ministro checo, Milos Zeman, calificó a los sudetoalemanes de "Quinta Columna de Hitler".

A pesar de que el presidente de Alemania, Johannes Rau, subrayó que las relaciones entre los dos países siguen siendo buenas, no ocultó su preocupación de que el debate checo-alemán pueda volver al nivel de unos años atrás.

"A veces sentía la amenaza de que pudiéramos caer en una situación que yo consideraba ya como superada. Según mi opinión, se discutió demasiado sobre las cuestiones jurídicas, y demasiado poco sobre el sufrimiento humano", dijo el presidente alemán.

Václav Havel y Johannes RauVáclav Havel y Johannes Rau El presidente checo, Václav Havel, exhortó a evitar estereotipos y realizar un análisis objetivo del pasado del que puedan sacarse conclusiones racionales.

"Deberíamos evitar convertir nuestra actitud del pasado en un sacramento intachable. De esta manera podríamos herir no sólo a los demás, sino también a nosotros mismos", declaró Havel.

Según el presidente Havel, los checos están en desventaja frente a los alemanes, ya que durante las décadas del comunismo no era posible hablar libremente sobre muchos asuntos.

06-06-2002