Primer ministro checo reitera en Eslovaquia que la Constitución Europea no está muerta

08-06-2005

Hay que mantener la calma y continuar el proceso de ratificación de la Constitución Europea, así lo resaltó este martes el primer ministro checo, Jirí Paroubek, en su visita oficial de un día en la capital eslovaca, Bratislava.

Primer ministro checo, Jirí Paroubek y el presidente eslovaco, Ivan Gasparovic (Foto: CTK)Primer ministro checo, Jirí Paroubek y el presidente eslovaco, Ivan Gasparovic (Foto: CTK) El jefe del Gobierno checo respetó la tradición, realizando tras su nombramiento la primera visita oficial a la vecina Eslovaquia. En la capital eslovaca, Paroubek subrayó que sigue considerando a los eslovacos como hermanos de los checos, ya que ambas naciones vivían en un Estado común, hasta la separación de Checoslovaquia en 1993.

El primer ministro checo se reunió en Bratislava con su homólogo Mikulás Dzurinda, evaluando positivamente el crecimiento de la cooperación económica bilateral.

"Tenemos con Eslovaquia muy buenas relaciones económicas, sobre todo en los últimos años el intercambio comercial superó nuestras expectativas", afirmó Paroubek.

No obstante, el tema principal de las conversaciones entre Paroubek y Dzurinda era el futuro de la Unión Europea. La postura de ambos políticos está clara: el proceso de ratificación de la Carta Magna Europea debe continuar, a pesar de su desaprobación en Francia y Holanda.

Primer ministro checo, Jirí Paroubek y su homólogo eslovaco, Mikulás Dzurinda (Foto: CTK)Primer ministro checo, Jirí Paroubek y su homólogo eslovaco, Mikulás Dzurinda (Foto: CTK) "Si alguien dice que la Constitución está muerta, pues, yo digo que esas declaraciones son precipatadas y de mal gusto. Existen varias posibilidades de cómo llevar a cabo el proceso de ratificación, por ejemplo, volver a realizar el referéndum en Francia y Holanda, ya que existen casos precedentes", indicó Jirí Paroubek refiriéndose al plebiscito sobre el Acuerdo de Niza en 2002, en el que los irlandeses primero rechazaron la ampliación de la UE, pero gracias a la repetición positiva del referéndum, las Repúblicas Checa y Eslovaca ingresaron dos años más tarde en la Unión.

Tanto Paroubek como Dzurinda coincidieron en que el periodo para la ratificación de la UE podría prolongarse. Ambos países respaldarán esa posibilidad asimismo en la cumbre de los países miembros, a efectuarse dentro de una semana en Bruselas.

"Tenemos tiempo suficiente aún para dar nuestro visto bueno a la prolongación del período para la ratificación. Puedo decir, que en caso de que proceda, Eslovaquia apoyará esa decisión", dijo el primer ministro eslovaco, Mikulás Dzurinda.

En este aspecto, la postura de la República Checa y la República Eslovaca es unánime, aunque existe una diferencia entre ambos países en cuanto al proceso de ratificación: Mientras que Eslovaquia aprobó el documento en el parlamento antes del NO francés y holandés, la República Checa se propone realizar un referéndum acerca de la Carta Magna Europea el próximo año.

08-06-2005