Primeros Ministros de la RCh y Gran Bretaña comparten posturas hacia la UE e Irak

24-05-2005

Londres ha sido el destino del primer viaje oficial al extranjero del Primer Ministro checo, Jirí Paroubek. Con el Primer Ministro del Reino Unido y líder del Partido Laborista, Tony Blair, conversó este lunes sobre temas referentes a la Unión Europea, así como sobre la misión de policías militares checos en Irak.

Jirí Paroubek (a la izquierda) y Tony Blair (Foto: CTKJirí Paroubek (a la izquierda) y Tony Blair (Foto: CTK La primera visita al extranjero de los nuevos Primeros Ministros checos suele dirigirse a los países vecinos, Eslovaquia o Alemania, por ejemplo. El viaje a Gran Bretaña estaba planeado originalmente para el ex premier checo, Stanislav Gross, que veía en Blair su modelo. Al final lo sustituyó Jirí Paroubek.

"Me alegra que haya sido precisamente a Gran Bretaña, porque los laboristas británicos representan una gran inspiración para el Partido Socialdemócrata Checo", dijo el Primer Ministro checo. Su viaje al Reino Unido se realizó pocas semanas después de que Tony Blair derrotara en las elecciones por tercera vez consecutiva a los conservadores. "Si fuera tan fácil, me llevaría con mucho gusto esta receta para la victoria", sonrió Paroubek después de la reunión con su homólogo británico, agregando que el éxito y la fuerza del premier británico y su partido consisten en la capacidad de escuchar lo que desea el pueblo.

El Primer Ministro checo aseguró a Blair que se esforzará por prolongar la misión de un centenar de policías militares checos en Irak, cuyo mandato termina en diciembre de este año.

Las conversaciones de los Primeros Ministros se centraron además en la Unión Europea. Los políticos coincidieron en que el futuro de la campaña a favor de la adopción de la Constitución Europea dependerá de los resultados de los plebiscitos en Francia y Holanda. Paroubek apreció la política británica referente al libre movimiento de mano de obra, siendo Gran Bretaña uno de los pocos países de los Quince que no introdujo un período transitorio para los nuevos miembros de la Unión Europea. La República Checa y Gran Bretaña mantienen también la misma postura con respecto a la jornada laboral, no deseando limitarla a las 48 horas a la semana. "Nuestros ciudadanos tienen interés en trabajar los fines de semana", subrayó el Primer Ministro checo durante su primera visita a Gran Bretaña.

24-05-2005