Prohíben las granjas de peletería en la República Checa

08-06-2017

Las granjas de visones, zorros y otros animales explotados por su piel estarán prohibidas en la República Checa a partir de 2019, según la nueva normativa de Protección de los Animales contra el Maltrato aprobada por la Cámara Baja este miércoles. Los críticos advierten del peligro de que surjan granjas ilegales.

Foto: ČTKFoto: ČTK Cada año unos 20.000 visones y zorros son sacrificados en la República Checa en las nueve granjas de peletería que existen en el país. Su actividad debería finalizar a partir de enero de 2019 según la nueva normativa de protección animal aprobada por la Cámara Baja.

En el texto se prohíben las explotaciones ganaderas que tengan como objetivo de forma exclusiva o mayoritaria la obtención de pieles. El cambio legislativo no afecta pues a granjas de conejos y nutrias, donde los animales se aprovechan además por su carne.

Los legisladores consideran que aunque las granjas checas de este tipo respetan los estándares establecidos, el modo de explotación no es el adecuado para el bienestar de animales salvajes. A favor de la norma se mostraron 132 de los 161 diputados presentes. Uno de los opositores, Josef Kott, del movimiento ANO, considera que se producirán considerables daños económicos.

“Los criadores tienen relaciones contractuales con sus proveedores y en mi opinión no es posible rescindir los contratos de un día para otro sin consecuencias”.

De hecho los criadores checos de visones y zorros afirman haber hecho numerosas inversiones en sus explotaciones, varias de ellas para adaptarse a los estándares europeos, que ahora perderán sentido. Se trata también de empresas en el medio rural, donde no hay muchas oportunidades de trabajo o negocio.

Foto: ČTKFoto: ČTK La normativa cuenta por ello con la posibilidad de indemnizar a los criadores, subraya el diputado Robin Bönisch, del Partido Socialdemócrata.

“Debido a que en total son nueve granjas, podrán participar en la creación del edicto que debería compensarlas”.

Aunque todavía no está clara la cantidad que recibirán los afectados, esta no debería ser superior a los beneficios anuales obtenidos en los últimos cinco años. La aprobación de la medida ha venido precedida de una movilización ciudadana. La organización de defensa de los animales Obraz situó cerca de la Cámara de Diputados una gran jaula en cuyo interior se fueron encerrando uno tras otro varios de sus activistas. Unas 46.000 personas firmaron la petición para acabar con las granjas de pieles.

En Europa ya prohibieron este tipo de explotaciones Gran Bretaña, Países Bajos, Austria, Eslovenia, Croacia, Serbia, Bosnia-Herzegovina y Macedonia.

08-06-2017