Proyecto de Código Laboral checo provoca severas discusiones

21-09-2005

Un arduo debate caracterizó las deliberaciones entre los partidos de la coalición gubernamental checa sobre el borrador del nuevo Código Laboral.

Presidente de los sindicatos empresariales, Milan StechPresidente de los sindicatos empresariales, Milan Stech Este martes se reunieron los líderes de los partidos de la coalición gubernamental integrada por socialdemócratas, liberales y democristianos, para aclarar sus posturas frente al nuevo proyecto del Código Laboral. Las deliberaciones demostraron, no obstante, que este documento constituye "la manzana de la discordia" en el escenario político checo. Un arduo intercambio de opiniones empañó el debate sobre el tema también en la sesión del Gobierno este miércoles.

Las mayores discusiones las provocan las competencias de los sindicatos empresariales, la determinación de condiciones fijas para poder despedir a un empleado o el límite permitido de horas de trabajo extra.

Mientras que la Socialdemocracia insiste en la necesidad de una máxima protección de los empleados, apoyando las demandas de los sindicatos, los liberales y el democristiano Partido Popular coinciden con las patronales en la necesidad de liberalizar el mercado laboral interno. El líder del democristiano Partido Popular, Miroslav Kalousek, advirtió ante la tendencia de los autores del borrador del Código Laboral de aventajar a los trabajadores organizados en los sindicatos frente a los demás empleados.

"Consideramos que todo trabajador debería tener los mismos derechos y obligaciones frente a la ley. En los sindicatos está organizado un 40 por ciento de los trabajadores, aproximadamente, por lo que no podemos permitir que se trate de aventajar a esa minoría. Además, aunque la Socialdemocracia y los sindicatos afirmen lo contrario, el actual proyecto del Código Laboral afectaría en sus consecuencias a las capas sociales menos adineradas".

La Socialdemocracia sigue rechazando semejantes afirmaciones de sus socios de la coalición gubernamental, indicando que el nivel de protección de los empleados en la República Checa es uno de los mejores en la Unión Europea. A la vez, supuestamente, se trata de reaccionar flexiblemente a las necesidades del mercado laboral y, por ende, de la economía checa.

Sea como fuere, los observadores señalan que la aprobación del proyecto del nuevo Código Laboral checo por el Parlamento no es un tema resuelto. Los Socialdemócratas confían en el apoyo de los comunistas en el peor de los casos, mientras que los liberales y la Democracia Cristiana especulan con el respaldo de los diputados del Partido Cívico Democrático. Representantes de esa formación opositora, la mayor del país, declararon no obstante, que su partido persigue la abolición del Código Laboral y, por ende, la plena liberalización del derecho laboral en el país.

21-09-2005