Que nazcan más niños desea el Estado checo

09-01-2004

Ver cómo un niño juega en el parque será en 2050 casi una cosa rara. Las calles estarán llenas de personas mayores de edad.

Mientras que hoy una quinta parte de los checos es mayor de cincuenta años, en 2050 será la mitad de la población. Los datos de la Oficina de Estadística Nacional publicados este jueves revelan que la población checa envejece muy rápido. Después del año 2030, por cada niño habrá tres personas mayores de sesenta años.

El Gobierno checo está preocupado por el envejecimiento tan dramático de la nación y trata de realizar los primeros pasos concretos para el apoyo de las familias y el aumento de la natalidad.

Lenka, de 29 años, está casada desde hace dos años. Quisiera tener hijos, pero no ahora.

"Tenemos un apartamento pequeñito que no es suficiente ni para mi marido y yo. Por ello esperamos con el niño hasta tener una vivienda más sólida. Queremos adquirirla por medio de un programa de ahorro para la vivienda, pero todavía nos falta mucho dinero y los dos tenemos que trabajar".

Lenka afirma que tener hijos representará para ella y para su marido una gran carga financiera porque vivirán de un sólo sueldo. "El subsidio de maternidad es mínimo", lamenta Lenka y opina que el Estado debería posibilitar a las madres durante la licencia de maternidad que tengan ingresos casuales. "Sé que en la actualidad existe una posibilidad, pero las condiciones son absolutamente inconvenientes", destaca Lenka.

El Gobierno checo planea presentar en dos años el Programa Nacional de Apoyo a la Familia. Entre las medidas previstas figuran, por ejemplo, la imposición conjunta de la familia o ciertas ventajas para los padres que tengan el segundo o el tercer hijo.