¿Quién observa a quién? ¿El espectador al ajolote o el ajolote al espectador?

03-11-2005

"Las Bondades del Ajolote" es un espectáculo que refleja el límite mágico entre la imaginación y la realidad, el momento de espera antes de decidirse, el estado de pasividad del que nacerá algo. El estreno de la obra, que surgió de la cooperación entre teatristas checos y mexicanos, tuvo lugar este miércoles en el teatro Alfred ve dvore de Praga.

Como inspiración para el espectáculo les sirvió a los artistas el fascinante anfibio que habita algunos lagos de América del Norte, permanece en la forma larvaria durante toda la vida y que a pesar de no alcanzar aún la forma de adulto adquiere la aptitud de reproducirse. ¿Cómo se les ocurrió la idea de hacer del ajolote el protagonista de un espectáculo?, preguntamos a uno de los directores mexicanos, Rubén Ortiz.

"La idea original es de mi colega Héctor Bourges, que es el codirector de la obra. Cuando supimos que vendríamos aquí a trabajar algo, él estaba muy apasionado por Salvador Elisondo, un escritor mexicano muy famoso y muy bueno, y encontró este texto sobre el ajolote, que es para Elisondo también un pretexto para imaginar, pero también para hacer una escritura muy radical literariamente. Entonces, empezamos a intercambiar ideas, empezamos a platicar, el ajolote nos empezó a inspirar muy a su modo, sin decir una sola palabra. Eso es la provocación del ajolote: sin moverse, sin decir nada, inspirar emociones".

La manera de realizar este espectáculo no convencional, más que un teatro una "performance", nació directamente en el lugar de su presentación, en Praga, explicó Rubén Ortiz.

"Una cosa importante es que el axolotl vive en medio del agua y de la tierra y que es un animal que siempre está en medio, que tampoco muta. Es un animal intermedio en todo. Pensamos que el método de trabajo también tendría que ser venir aquí, dialogar con la gente y encontrar algo intermedio. Algo que también nos inspiró fue que veníamos a hacer este trabajo para una celebración del Día de muertos, que también es un tiempo bastante extraño, un tiempo bastante estático, puesto que la gente en México va a las tumbas y pasa la noche allí haciendo nada como el axolote, pero provocando la llegada de los muertos. Entonces, a mí me interesó más tomar el axolote por ese lado y a Héctor le interesó hacer una instalación visual acerca del axolote de manera que llegamos a una especie de instalación con trazos de teatro".

Rubén Ortiz sostuvo que la cooperación con las actrices checas Monika Cernosková, Petra Lustigová, Katerina Jungová y Anna Synková resultó muy interesante.

"Yo estoy muy sorprendido con su capacidad de apertura. Especialmente, sobre todo por la función de hoy, con la capacidad de Petra de enseñarnos cosas. Ella es una actriz muy experimentada que a estas alturas de su carrera se da el tiempo para experimentar otras cosas y fecundarlas. Es muy difícil encontrar a alguien así, no sólo en México, sino en el mundo. Entonces, ha sido una suerte trabajar con ella".

Desde su acuario instalado en el escenario un ajolote vivo "observó atentamente" el espectáculo. ¿Llegó también de México?

"No, curiosamente. No sabemos cómo llegó aquí porque la producción lo encontró por Internet. Es muy difícil hacerlos viajar. Ya teníamos uno allá, le compramos pasaporte y boleto, pero no lo dejaron viajar".

Los espectadores todavía tendrán la posibilidad de ver el espectáculo "Las Bondades del Ajolote" en el teatro praguense Alfred ve dvore, este jueves, viernes y sábado.

03-11-2005