RCh experimenta con nuevos tests para detectar el SARS

30-04-2003

En la República Checa han sido ingresados hasta el momento 23 pacientes sospechosos de haberse contagiado con el SARS, Síndrome Agudo Respiratorio Severo. En ninguno de los casos fue confirmada la infección. El Instituto Público de Salud de la República Checa experimenta ahora con nuevos tests para detectar la neumonía atípica.

Foto: CTKFoto: CTK El nuevo método fue probado exitosamente en la clínica universitaria de Hamburgo, en Alemania, y se basa en el principio del diagnóstico molecular. Dentro de poco tiempo es capaz de descubrir hasta 11 partículas del peligroso virus. La rapidez es la gran ventaja de este test, explicó Martina Havlícková, del Instituto Público de Salud.

"Este método consiste en la multiplicación del material genético que está presente en la muestra de la mucosidad del paciente sospechoso, es decir, de los nucleótidos del virus que examinamos. Es un test muy sensitivo y rápido, los primeros resultados previos están a disposición ya dentro de dos o tres horas", subrayó Martina Havlícková.

En la República Checa no se ha registrado hasta el momento ningún caso del SARS. Dado que la posibilidad de que la epidemia afecte al país no se puede excluir al cien por ciento, las medidas de precaución endurecen.

Los pasajeros que aterrizan en el aeropuerto de Ruzyne, en Praga, y acusen síntomas sospechosos, es decir temperatura y tos, deben ser aislados y trasladados a un establecimiento médico de infecciones. El higienista principal de la capital, Vladimír Polanecký, prohibió el uso de toallas mojadas en los aviones, debido a que el SARS puede transmitirse también vía oral. Por un control pasan los restos fecales y alimentos procedentes de los aviones.

En la Clínica de Infecciones del hospital Bulovka en Praga, el mayor centro del país especializado en enfermedades altamente contagiosas, se preparan cabinas de aislamiento e instrumentos para la ventilación artificial de pulmones.

Debido a la epidemia del SARS canceló su participación en el Festival Internacional de Cine Infantil y Juvenil, a celebrarse a finales de mayo en Zlín, el director Fruit Chan, de Hong-Kong, quien debía presentar su película Public Toalet.

30-04-2003