Recluido antiguo cargo comunista, culpable de la ocupación en 1968

10-08-2004

El antiguo alto funcionario comunista, Karel Hoffmann, fue recluido en la prisión de Pankrác, de Praga. Se trata del único ex jerarca comunista condenado por uno de los más trágicos sucesos en la historia de este país: la ocupación de Checoslovaquia por las tropas soviéticas en 1968.

Karel Hoffmann está entrado la prisión de Pankrác, foto: CTKKarel Hoffmann está entrado la prisión de Pankrác, foto: CTK Tras 15 años de la caída del totalitarismo, Karel Hoffmann fue condenado a cuatro años de cárcel por haber dado la orden de cortar las transmisiones de la Radiodifusión Checoslovaca durante la ocupación del país por las tropas soviéticas en 1968. El tribunal calificó su actitud de sabotaje.

Karel Hoffmann llegó a las puertas de la prisión acompañado por varias decenas de jubilados que le cantaron como despedida "La Internacional". "Fui comunista y lo seré hasta mi muerte", aseguró a los presentes Karel Hoffmann, quien sigue rechazando su culpabilidad. Señaló que se trató de un proceso político y destacó que no lamenta la invasión soviética.

"La invasión fue inevitable debido al fallo de las fuerzas izquierdistas dentro del Partido Comunista Checoslovaco. En aquella época se trató de la única posibilidad de salvar el régimen socialista en el país".

Karel Hoffmann con sus aficionados, foto: CTKKarel Hoffmann con sus aficionados, foto: CTK A sus 80 años de edad, Karel Hoffmann es el prisionero de mayor edad en la República Checa y los médicos califican su estado de salud como no muy bueno, señaló la portavoz de la prisión de Pankrác, Jana Jodlová.

"Por este motivo, las autoridades checas planean el traslado de Karel Hoffmann a alguna cárcel especial fuera de Praga, donde podría recibir la atención médica necesaria".

Además de ello, el presidente de la República, Václav Klaus, estudia la posibilidad de indultar a Karel Hoffmann. Señaló que recibió un número récord de solicitudes de indulto del país y también del exterior.

10-08-2004