“Reparemos Chequia“, una campaña para proteger a los consumidores

20-11-2019

Los fabricantes de electrodomésticos que quieran vender sus productos en los países de la Unión Europea deberán respetar el ‘derecho a reparar’. La Comisión Europea ha estipulado que a partir de 2021 los dispositivos tendrán que estar elaborados de tal manera para que puedan ser reparados sin tener que recurrir únicamente al servicio técnico oficial.

Foto: Opravme ČeskoFoto: Opravme Česko Foto: ČTK / Roman VondroušFoto: ČTK / Roman Vondrouš “Reparemos Chequia” así se denomina una campaña diseñada para proteger a los consumidores nacionales de la política agresiva del sector tecnológico que lanza al mercado productos que solo sus fabricantes pueden reparar.

Jan Charvát, una de las cabezas visibles de la campaña “Reparemos Chequia”, dijo a la Radio Checa que la tendencia actual perjudica a los consumidores y afecta al medio ambiente.

“Topamos, por ejemplo, con una batidora de mano fabricada de una sola pieza. Esto significa que el producto no se puede reparar. Un caso parecido es el de las cámaras fotográficas y los relojes, eso provoca que se reduzca el número de relojeros”.

Contratar los servicios de reparación de una serie de productos resulta imposible en Chequia y en otros países europeos. Están diseñados de tal manera que sólo el fabricante puede repararlos o resulta más económico comprar un dispositivo nuevo.

Jan Charvát (a la izquierda) y Viktor Vodička, foto: ČTK / Roman VondroušJan Charvát (a la izquierda) y Viktor Vodička, foto: ČTK / Roman Vondrouš Desde Bruselas han informado que esta situación debe cambiar a partir de 2021 cuando entren en vigor reglas que obligarán a determinados fabricantes a ofrecer alternativas para la reparación de sus productos.

En la práctica esto significa que los técnicos podrán hacer uso de herramientas tradicionales para abrir y reparar licuadoras de mano, planchas, secadoras de pelo, lavavajillas y aparatos de iluminación, entre otros.

Foto: Opravme ČeskoFoto: Opravme Česko

Jan Charvát recomienda a los consumidores checos que revisen directamente en las tiendas los productos antes de comprarlos.

Foto: Opravme ČeskoFoto: Opravme Česko “Antes de comprar un electrodoméstico es conveniente revisarlo en la tienda. Leer los debates y reseñas en las redes sociales. Muchos consumidores publican opiniones sobre los productos, eso sirve de guía”.

Gracias a las actividades de las agrupaciones de protección al consumidor, Bruselas ha determinado que los fabricantes deberán poner a la venta repuestos y componentes de sus dispositivos. Se indica que para la instalación de componentes debería ser suficiente la caja de herramientas clásica.

Entre las medidas de la Comisión Europea cabe destacar el propósito de conseguir una vida útil más larga para los aparatos que se vendan en el mercado comunitario y la reducción de las emisiones en la producción de nuevos dispositivos.

www.opravarna.cz

20-11-2019