República Checa enfrenta ola de robos de automóviles

11-11-2003

Aumenta el número de robos de automóviles en la República Checa. En comparación con Europa Occidental, el riesgo de que un chofer encuentre en vez de su automóvil aparcado un lugar vacío, es diez veces mayor.

La situación en la República Checa es alarmante. La policía desmantela con frecuencia bandas de ladrones de automóviles, no obstante, es incapaz de parar la creciente ola de robos.

Uno de los obstáculos principales radica en la insuficiencia de la legislación checa, señaló Martin Pajer, de la empresa Cebia, dedicada a la protección de automóviles contra robo.

"La circulación de automóviles robados en la República Checa es muy sencilla, ya que no existen buenos sistemas de control. Así, un automóvil puede cambiar de propietario en pocos minutos, sin que nadie controle el número de carrocería o de producción, o se interese por su origen."

Según Martin Pajer, la venta ilegal de automóviles robados arroja al hampa en la República Checa ingresos mayores que los recibidos por los narcotraficantes. Los expertos estiman que las ganancias por robos de automóviles alcanzaron el año pasado en la República Checa más de 130 millones de euros.

El problema del robo de automóviles reunió en Praga a expertos europeos. Según los peritos, la República Checa debería seguir el ejemplo de Hungría, donde cada automóvil que cambia de propietario tiene que disponer de un certificado de que no fue robado. Como resultado de la medida, el número de robos de automóviles disminuyó en un 50 por ciento.