República Checa protesta contra la prohibición del festejo de la fiesta nacional checa en La Habana

03-11-2005

El Ministerio de RR.EE. checo protesta contra el procedimiento del régimen cubano, que impidió que se celebrara el pasado viernes en La Habana la fiesta nacional checa. Los diplomáticos entregaron oficialmente este miércoles a la encargada de negocios cubana en Praga, Aymée Hernández Quesada, una acerba nota de protesta.

Las autoridades cubanas prohibieron el pasado viernes celebrar el 87 aniversario del surgimiento de la Checoslovaquia independiente en el hotel de lujo La Habana, situado en la capital de la Isla, calificando el evento como una "acción contrarrevolucionaria", al ser invitadas a la ceremonia las llamadas "Damas de Blanco", es decir, esposas y madres de presos políticos cubanos que visten ese color, ya que representa la esperanza. El festejo de la fiesta se efectuó al final en la residencia del encargado de negocios checo en La Habana, Petr Stiegler.

Según indicó un miembro de una organización humanitaria checa, la presencia de las Damas de Blanco sirvió de pretexto para prohibir la fiesta.

"El Parlamento Europeo otorgó a las Damas de Blanco un galardón por su aporte en la lucha por la protección de los derechos humanos, lo que probablemente provocó al régimen castrista para proceder de esa forma. Por otro lado, yo diría que esa razón fue secundaria, ya que el motivo principal es la postura negativa a largo plazo de la diplomacia checa en cuanto al régimen cubano y el hecho de que la Embajada checa en La Habana se esfuerza por ayudar a la oposición cubana".

Portavoz del Ministerio de RR.EE., Vít Kolář (Foto: CTK)Portavoz del Ministerio de RR.EE., Vít Kolář (Foto: CTK) La República Checa figura entre los críticos más duros del régimen castrista en la ONU, logrando en el pasado imponer varias resoluciones contra la violación de los derechos humanos en Cuba.

Según indicó el portavoz del Ministerio de RR.EE. checo, Vít Kolár, la diplomacia no se va a conformar con el procedimiento de La Habana.

"El Ministerio de RR.EE. requerirá en los foros europeos que se tome en consideración cómo se comporta Cuba con respecto a los países democráticos", sostuvo el portavoz.

Entre ambos países sigue reinando una atmósfera muy tensa. Fidel Castro tildó en el pasado a la República Checa de "títere" de Estados Unidos, mientras que el Jefe de la diplomacia cubana, Felipe Pérez Roque, calificó a los checos como "despreciables lacayos de los norteamericanos"; y en mayo, Cuba expulsó al senador checo Karel Schwanzenberg, que tenía previsto reunirse en la Isla con disidentes cubanos.

03-11-2005