Rinden homenaje a Václav Havel el Primero de Mayo en Praga

02-05-2014

Las celebraciones del Primero de mayo en la República Checa fueron aprovechadas este año por los partidos políticos para hacer proselitismo de cara a las elecciones al Parlamento Europeo. Tradicionalmente los comunistas celebraron la fiesta del trabajo, mientras que los ultraderechistas ondearon sus banderas antigitanas. Todo transcurrió sin mayores disturbios.

Bořek Šípek (a la izquierda) y Karel Schwarzenberg, foto: ČTKBořek Šípek (a la izquierda) y Karel Schwarzenberg, foto: ČTK El Primero de mayo ha sido siempre para los checos una fiesta dedicada al amor. De acuerdo con la tradición popular ese día las parejas, entre varios ritos menores, deben besarse bajo un cerezo florido para que su amor perdure.

Partiendo del lema del ex presidente Václav Havel que decía que el amor y la verdad triunfarán, Praga rindió este Primero de mayo un homenaje al antiguo mandatario. Al igual que ciudades como Washington, Dublin y Barcelona, la capital checa abrió su “Espacio Havel”. Se trata de dos sillas que simbolizan el espíritu dialogante y democrático del político.

Dagmar Havlová (a la izquierda) y Karel Schwarzenberg, foto: ČTKDagmar Havlová (a la izquierda) y Karel Schwarzenberg, foto: ČTKDurante la época comunista las celebraciones estuvieron dedicadas al Día del Trabajo, era una fiesta obligada que pretendía reflejar el respaldo de la población al régimen, que era antidemocrático.

Este año los partidos políticos aprovecharon la festividad para hacer campaña a las elecciones a la Eurocámara que tendrán lugar en Chequia los día 23 y 24 de mayo.

El primer ministro, Bohuslav Sobotka, aseguró que una cosa no descarta a la otra en cuanto a celebraciones se refiere.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTKBohuslav Sobotka, foto: ČTK “Considero que hay espacio para ambas cosas. Se puede celebrar la fiesta del trabajo y por supuesto también el amor”.

Cientos de policías fueron desplazados a la ciudad de Ústí nad Labem, al noroeste de Bohemia, donde han tenido lugar en varias oportunidades duros enfrentamientos entre los radicales de derecha, izquierda y la comunidad gitana.

Los efectivos de la Policía Antidisturbios dominaron la situación también este año. Los cordones de seguridad impidieron que los grupos enemistados se encontraran en las calles de la ciudad.

La Policía informó que unas diez personas fueron detenidas bajo cargos de alteración del orden público, pero no se registraron heridos de gravedad ni entre los manifestantes, ni tampoco entre los uniformados.

En varias ciudades del interior del país, como por ejemplo en Zlín, el Primero de mayo recuperó su sabor popular y los vecinos de manera espontánea organizaron un desfile alegórico bajo el lema “antes nos obligaban a celebrar, hoy celebramos, porque queremos”.

02-05-2014