Schröder: Alemanes de los Sudetes no pueden perjudicar las relaciones entre la RCh y Alemania

18-05-2005

Las declaraciones de los sudetoalemanes no pueden perjudicar en absoluto las relaciones entre la República Checa y Alemania, que son excelentes. Así aseguró el canciller alemán, Gerhard Schröder, al Primer Ministro checo, Jirí Paroubek, este martes durante su visita de un día a la República Checa.

Jirí Paroubek (a la derecha) con el canciller alemán, Gerhard Schröder (Foto: CTK)Jirí Paroubek (a la derecha) con el canciller alemán, Gerhard Schröder (Foto: CTK) El Primer Ministro checo, Jirí Paroubek, calificó las relaciones checo-alemanas en los últimos siete años como las mejores en la historia, valorando los méritos de Gerhard Schröder.

Por su parte, el canciller alemán rechazó los ataques contra la República Checa pronunciados por el Primer Ministro del land alemán de Baviera, Edmund Stoiber, quien este fin de semana calificó la expulsión de los sudetoalemanes de Checoslovaquia, después de la Segunda Guerra Mundial, como una de las mayores purgas étnicas del siglo 20.

"No dejaremos perjudicar nuestras relaciones por las declaraciones del domingo. Especialmente al sur de Alemania aparecen profetas usurpadores que suben a cada montaña para desprenderse allí de algún mensaje inaceptable", dijo Schröder.

Sin querer relativizar las catástrofes personales Schröder subrayó que la expulsión de los sudetoalemanes fue consecuencia de la ocupación y de la Guerra causadas por los alemanes.

Gerhard Schröder (en el centro) en Terezin (Foto: CTK)Gerhard Schröder (en el centro) en Terezin (Foto: CTK) El canciller alemán y el Primer Ministro checo debatieron en Praga asimismo sobre el período transitorio de siete años durante el cual los ciudadanos checos tienen restringido el acceso al mercado laboral alemán. Schröder apuntó que Alemania no está pensando cambiar este acuerdo, que además forma parte del Tratado de Adhesión a la Unión Europea. Al contrario, Jirí Paroubek no ve ningún motivo para la existencia del período transitorio.

"La mano de obra checa no es tan flexible y móvil para que represente un peligro para el mercado laboral alemán".

Por la tarde los dos políticos visitaron el antiguo campo de concentración de Terezín, en Bohemia del Norte, para rendir homenaje a los 155 mil judíos de toda Europa que fueron transportados por los nazis al gueto de Terezín durante la Segunda Guerra Mundial.

18-05-2005