Se aproxima un año lleno de desafíos

28-12-2005

Las sorpresas de los regalos de Navidad ya son cosas del pasado. Surge, sin embargo, una nueva expectativa: un nuevo año que se acerca. Como es ya tradicional esperamos que lo nuevo sea mejor. A los checos les espera en el nuevo año una serie de concretas novedades políticas, económicas y desafíos deportivos.

La gran sorpresa política la depararán las elecciones generales de junio. Los electores podrían votar por la continuidad de la administración socialdemócrata, ya ocho años en el poder, o votar por el cambio.

Esta contienda va más allá de una simple sustitución en el poder, ya que el líder perdedor, ya sea el socialdemócrata Jiri Paroubek o Mirek Topolánek del opositor Partido Cívico Democrático, perecería políticamente.

Del resultado de las elecciones dependerá también el futuro de la presidencia del país. Un arrasador triunfo socialdemócrata en la Cámara de diputados y en el Senado pondría en peligro la reelección del presidente de la República, Václav Klaus.

En la República Checa la elección del presidente es tarea del Parlamento. Así que en caso de un gran triunfo del opositor Partido Cívico Democrático esto ayudaría a Klaus, fundador y presidente honorífico de dicha formación política.

Desde el punto de vista económico la gran novedad es la reducción de los impuestos y por vez primera los esposos podrán deducir sus tributos en una misma declaración. Con la llegada del año nuevo tradicionalmente aumentará el precio de la electricidad, el gas y los alquileres.

Los conductores toparán con nuevas medidas de seguridad y circulación vial. La normativa busca reducir el número de accidentes de tráfico en las carreteras checas.

Y en el ámbito deportivo el año 2006 representará para la República Checa un gran desafío. Grandes ilusiones depositan las selecciones de hockey sobre hielo en la Olimpiada de Invierno en Turín y los futbolistas en el Mundial de Alemania.

28-12-2005