Se busca lugar para instalar la estación de radares de EE.UU

14-08-2007

Expertos militares estadounidenses analizan en el polígono militar de Brdy, en Bohemia Occidental, las condiciones para la eventual instalación allí de una estación de radares del sistema de defensa antimisiles de EE.UU. en Europa.

Los especialistas estadounidenses llegaron a la capital checa el pasado lunes e inmediatamente se trasladaron al polígono militar de Brdy, que antaño había sido utilizado por las tropas soviéticas instaladas en la República Checa. Esa zona, situada a unos 90 kilómetros al sudoeste de Praga, es considerada como una de las más adecuadas en este país para el levantamiento en ella de una estación de radares de EE.UU.

Como apuntara Jan Pejsek, portavoz del Ministerio de Defensa checo, la zona de Brdy había figurado desde el comienzo en la lista de los lugares más adecuados para ubicar allí los radares estadounidenses. Y ésta no es la primera vez que especialistas estadounidenses efectúan mediciones diversas en ella.

"Los primeros sondeos del lugar, por parte de peritos militares de EE.UU., se realizaron a mediados del año pasado. A principios del presente año se efectuaron otras mediciones y personeros de Washington adelantaron que, en base a los datos disponibles, consideraban el polígono de Brdy como el más adecuado para los radares".

El grupo de expertos consta de unos treinta técnicos de EE.UU. Las actuales mediciones deberían durar unos cuatro días. Dedicarán atención especial a las condiciones geológicas e hidrológicas de la zona, al sistema de infraestructura disponible, así como al estado técnico de las carreteras que comunican con el lugar. Al mismo tiempo, economistas que forman parte del grupo, elaborarán un cálculo detallado de los gastos que conllevaría la edificación de la estación de radares en la zona de Brdy.

A pesar de que el Congreso estadounidense redujo hace poco el presupuesto para las instalaciones del sistema de defensa antimisiles en Europa, Jan Pejsek, del Ministerio de Defensa checo, señaló que Praga está convencida de que ello no afectará el proyecto de la estación de radares.

14-08-2007