Se queman las brujas en Chequia

30-04-2019

La tradicional ‘quema de brujas’ en la República Checa tiene lugar este martes, última noche de abril. La costumbre, que hasta el presente goza de gran popularidad en el país, tiene sus raíces en los tiempos paganos.

Foto: Eva TurečkováFoto: Eva Turečková Numerosas leyendas, costumbres, bromas y canciones típicas acompañan en Chequia las festividades de la Noche de San Felipe y Santiago, el 30 de abril, cuando en este país ‘se queman las brujas’. Los ciudadanos hacen hogueras en las que posteriormente queman a un muñeco de paja o de trapos viejos que simboliza una bruja.

Esta costumbre se conserva en el país desde los tiempos paganos, cuando la gente creía que las fuerzas mágicas del mal eran más potentes esta noche y que las brujas se daban cita en las cimas de las colinas o en las encrucijadas de los caminos para atacar a las personas o animales domésticos que se les aparecieran por el camino. Por eso se encendían fogatas en las montañas sobre todo, creyendo que sólo el fuego podía combatir a esas fuerzas y absorber el mal, de acuerdo con la historiadora Valburga Vavřinová.

Foto: Eva TurečkováFoto: Eva Turečková ”Desde siempre se había considerado que el fuego tenía un poder purificador y los celtas creían además que esa noche concreta se acabaría el invierno y que podían echar al fuego todos sus problemas. Se alegraban por la llegada de la primavera y solían quemar su ropa de invierno, así como alimentos viejos”.

Antes de comienzos de mayo se procedía también a una limpieza general de los hogares, porque el desorden supuestamente atraía a las brujas. A la vez se daba la bienvenida en estas fechas a la primavera y se festejaba la fertilidad, sobre todo en las zonas rurales.

En los siglos XV y XVI, el temor ante los poderes mágicos llevó en toda Europa a una desenfrenada y fanática ‘caza de brujas’, siendo acusadas de brujería y quemadas en la hoguera miles de mujeres inocentes, según recordara el historiador Jaroslav Šebek.

”La gente quería acabar de esa forma con los demonios a los que se imaginaba de distinta manera y los solía identificar con determinadas personas. Muchos creían entonces también que las personas discapacitadas física o mentalmente eran demonios que se habían apoderado de los cuerpos humanos. Es un tema muy antiguo vinculado con la propia historia de la humanidad”.

Foto: Eva TurečkováFoto: Eva Turečková En vista del peligro de incendios que conlleva el prender fuego en las fogatas para la quema de brujas, el Cuerpo de Bomberos dirigió en estos días un llamamiento a la población, exhortando a respetar las recomendaciones de prevención, como indicó Nicole Zaoralová, portavoz del Cuerpo de Bomberos.

”Está prohibido prender fuego en sitios con pasto alto y seco, en los rastrojos, etc. Las hogueras deben estar situadas a 50 metros como mínimo del borde de un bosque y a más de 100 metros de un pajar. Al levantar una hoguera hay que tomar en cuenta igualmente la dirección del viento y construirla de tal forma que se evite su derrumbe”.

En la Noche de San Felipe y Santiago el año pasado, los bomberos en Chequia tuvieron que intervenir contra más de 130 incendios que se produjeron en relación con la quema de brujas.

30-04-2019