Siete años en la OTAN

13-03-2006

La República Checa celebró siete años como miembro de la OTAN. Fueron siete años de transformación, modernización de sus Fuerzas Armadas y de éxitos en misiones internacionales.

Primero se encontraban al otro lado de la "Cortina de Hierro" cuando el mundo lo dividía la guerra fría. Diez años de derrocado el comunismo en Europa la República Checa ingresó en 1999 en la Alianza Noratlántica.

Bastaron siete años y los soldados checos se convirtieron en miembros de pleno derecho del mayor bloque militar del planeta.

"La OTAN es para nosotros una organización que se rige por una serie de valores que nosotros también compartimos. No se trata de un ente que simplemente ofrece garantías, somos parte de dicho organismo y por lo tanto defendemos los principios que todos los estados miembros defienden", explicó el embajador de la República Checa en la OTAN, Stefan Fule.

A nivel internacional los soldados de la República Checa han destacado en misiones en Irak, Afganistán y Kosovo. Médicos, especialistas en guerra química, policías militares, unidades de acción rápida y soldados de elite han representado un firme punto de apoyo en las operaciones multinacionales de la OTAN.

En estos momentos las Fuerzas Armadas checas ponen a disposición de la OTAN tres mil soldados de elite que cumplen todas las exigencias de la Alianza Noratlántica.

Se trata de una brigada de acción rápida que dispone de los equipos y armas profesionales más modernas del momento. Y están en condiciones de participar en operaciones y misiones militares en cualquier parte del planeta.

Tras el ingreso del país en la OTAN desapareció aquel colosal Ejército lleno de tanques y armas pesadas que no podría ejecutar un buen papel en las condiciones actuales. Hoy se apuesta por el mayor grado de efectividad con soldados entrenados para actuar dentro y fuera del país.

Los soldados de elite checos participarán nuevamente en misiones para la "caza" de terroristas en Afganistán.

13-03-2006